Bitacoras.com Un PoCo De CaRLoS ZiOk: 2009

martes

Maronii, ya vuelven a las andadas.


Cara del macho, nótese la carencia de banda vertical, al contrario que la hembra que durante la librea la muestra permanentemente.



Ayer al anochecer, los C.maronii se pusieron manos a la obra y retomaron la tarea sacar una puesta adelante, no sé si en este caso con más intención que la vez pasada, lo que si puedo decir, es que el reparto de las tareas es de momento más equitativo y que por ello la pareja parece llevar por el buen camino su finalidad, lo que explicaría que las peleas de la pasada puesta, posiblemente se debieran a las pocas ganas del macho de participar de la puesta, como veníamos suponiendo, que ahora sí asume su rol y cuida de la puesta cuando la hembra se lo pide.



Hembra, se puede apreciar el ovopositor y la coloración de librea.


De nuevo la han vuelto a realizar en una piedra plana en la parte trasera del acuario, detrás de unas plantas, lo que dificulta en gran medida la toma de buenas fotografías, ya que el macro falla al enfocar con precisión a tanta distancia, y además el efecto del vidrio oblicuo (para evitar flashazos o distorsiones) sigue dando como resultado aberraciones importantes.





Habrá que ver como evolucionan y si se repiten las peleas.
Un saludo.


jueves

Cleithracara maronii (Steindachner, 1881)



Con ese controvertido nombre iniciamos la entrada de hoy, un género creado por Kullander y Nijssen en 1989 tras revisar el género Aequidens y apreciar que esta especie no correspondía a dicho género.

El durante muchos años llamado Aequidens maronii pasaba a ser ese mismo año Cleithracara maronii aunque su nombre común obviamente permanecía invariable, cíclido cerradura o keyhole cichlid para los internacionales es el nombre por el que hoy en día se le sigue llamando de manera habitual.



Un cíclido de la Guayana que es más apreciado en la acuarofilia por su comportamiento pacífico y tímido hacia los demás compañeros que por su gran colorido, aunque esas pequeñas briznas de color que visten a esta especie le otorgan gran belleza en un fondo tan apagado como el que suelen mostrar.

Hace cosa de once meses me hice con un trio de ejemplares de esta especie y durante la pasada semana fui el espectador de una puesta algo movidita y es lo que argumenta esta entrada.



En primer lugar retiré al tercer ejemplar de C.maronii, ya que la presión sobre él era a mi parecer excesiva, nada del otro mundo, el carácter de esta especie, hace que un constante acecho no llegue a más que alguna carrera tras la victima, y así era con el tercer ejemplar, que comía aunque de vez en cuando le marcaran la jerarquía del grupo al tiempo que la pareja se confirmaba, por ello lo llevé a un acuario de 350 litros con discos que mantiene mi primo. La presión sobre este ejemplar era sobretodo de uno de los dos maronii restantes, por lo que me llevó a pensar que posiblemente fuera una pelea de sexos.

Al día siguiente la pareja con todo el acuario de 220 litros para ella inició su puesta, y entendí, al ver el ejemplar que desovaba, que al principio tenía un macho y dos hembras y que era la hembra la que más marcaba a ese ejemplar en discordia y efectivamente se trataba posiblemente de una lucha de sexos.


La pareja empezó la puesta, y extrañamente no iniciaron un rito conjunto de desove, aunque si que habían estado los días anteriores bailándose y reverenciándose, esta vez la hembra inicio el desove, y solo de vez en cuando se turnaban y el macho pasaba sobre los huevos para cubrirlos.



Es muy diferente que en Apistogrammas, Scalares u otros cíclidos que suelen turnarse por línea de huevos o cubren y desovan a la par.

Ese mismo día en las horas de la comida, se hacían turnos, pero fundamentalmente era la hembra la que cuidaba de esa anaranjada comunidad de huevos y el macho patrullaba sin apenas nada que defender, pero la hembra empezó a amenazarle si se acercaba a la zona.

Al día siguiente empezaron las peleas pero esta vez peleas fuertes, no entendía nada, la hembra descargaba sobre el macho una agresividad tremenda, en constantes ataques, volvía sobre la puesta y a los dos minutos continuaba con el ataque, el macho ante la situación empezó a defenderse...


El resultado final al día siguiente fue un macho en el lugar de la puesta sin puesta y una hembra amenazada, supongo que el mayor tamaño del macho y su condición debieron decantar la balanza a su favor, y seguía marcando aunque levemente esa dominancia que hoy por hoy se ha vuelto a convertir en reverencias y bailes.




Aún hoy sigo sin entender que pasó, y si realmente la puesta fue fecundada o quizás la insistencia de la hembra se debía a esto y pretendía que el macho fecundara...

En fin habrá que esperar a la próxima puesta.

miércoles

El pedido de Aquarium HK

Hoy me ha llegado el pedido que hice por Ebay a Aquarium Hk, el pedido lo hice el día 13 de junio y despues de 2 semanas aproximadamente, ha llegado sin problemas por correo ordinario.

Aquí dejo una foto de las tijeras y las pinzas, que menos mal que no necesitan manual de instrucciones por que si no... jajajaja

En fin, algo en inglés pone, pero es la tipica descripción del producto.



Ahora a disfrutarlas, un voto positivo para esta gente y un saludo!

lunes

Un pequeño gran proyecto, "Microrium"

Con ese nombre he querido llamar a este pequeño acuario con el que a partir de ahora me voy a entretener al más puro estilo minimalista.



Hace unas semanas compré en Ikea un "jarron" de vidrio, ya lo había hecho con anterioridad pero está vez la idea no era hacer un adorno de agua con alguna planta sobreviviendo con la luz del día, si no hacer un Mini acuario.

Las ansias de empezar me han llevado a lo que hoy os presento, pero tengo compradas por ebay a Hong Kong unas tijeras y pinzas de 26-27 cm. para no tener que meter mi manaza ahí dentro. Y está en proceso un mini sifón con una jeringuilla de 20ml.

Las dimensiones de la urna en cuanto a capacidad son de 14 cm de altura, por 11 cm de ancho y 11 cm de fondo. Aunque es de 10 x 10 en la base y 12 x 12 en la parte más alta.

Las especies vegetales són G.elatinoides, E.tenellus, M. pteropus var. windelow y Cladophora sp. aunque me planteo poner musgo más adelante, también hay habitando un par de gambas.

Y bueno esto es lo que me ha salido de momento, los primeros esquejes de Glossos se van extendiendo y poco a poco los sustituiré por los otros más levantados, pero de momento espero a que me llegue ese material.



Un saludo!

domingo

Para escribir un lápiz: Nannostomus marginatus

Nannostomus marginatus - Eigenmann, 1909






Dentro del Orden de los Characiformes encontramos la interesante familia de los Lesbisinidos (Lebiasinidae) que contiene a géneros como Copeina, Copella, Pyrrhulina o el que motiva esta entrada Nannostomus.

Los peces lápices (Nannostomus) son excelentes compañeros para los Apistogrammas, por su baja capacidad de depredar a los alevines, pero también por su carácter tranquilo, a la vez que dan un toque de color y movimiento a la parte media-alta del acuario.Dentro del Orden de los Characiformes encontramos la interesante familia de los Lesbiasinidos (Lebiasinidae) que contiene a géneros como Copeina, Copella, Pyrrhulina o el que motiva esta entrada Nannostomus.

Hoy concretamente nos centramos en la especie Nannostomus marginatus una de las especies más pequeñas del género y la más pequeña a la venta.


Su distribución es bastante amplia y podemos encontrarles en el curso medio y bajo del Amazonas, Guyana y Surinam.
En cuanto a su aspecto físico podemos remarcar varias cosas, carece de aleta adiposa, una característica rara aunque no única en un Characiforme, el tamaño de su boca, ínfimo que les hace ser un compañero ideal que pocas veces intentará alimentarse de los alevines de otro pez y las líneas negras sobre un fondo blanco-cobrizo combinadas con sus aletas de color rojo intenso nos muestran un pez de gran belleza que no pasa desapercibido en el acuario.

Estos pequeños peces, gustan de nadar por la zona alta del acuario que deberá contener plantas flotantes por su carácter tímido y suficiente espacio para que puedan nadar libremente, los peces suelen permanecer más o menos inmóviles hozando en la superficie para atrapar pequeños colémbolos, aunque de vez en cuando la interacción entre ellos hace que salgan correteando sin demasiada prisa los unos tras los otros. Incluso a veces podemos observar como un macho aparta a una hembra entre bailes para intentar reproducirse o también diferencias entre machos que a parte de cuatro bailes no llevan a nada más que a resaltar sus colores hasta el límite.

La alimentación es sencilla si tenemos en cuenta que debe de comer alimento en pequeñas cantidades y porciones, no es exigente en cuanto al tipo de alimento pero si en cuanto al tamaño de este, por lo que trocear la escama hasta hacerla polvo o dar tubifex o grindal es la única alternativa, no obstante intentarán picotear gránulos o larva y artemia congelada. Supongo que la dafnia también la comerían sin problemas, el alimento vivo ayuda a incentivar los desoves.

Los alevines son lucífugos y los padres depredadores de sus propias puestas, pero los desoves se producen a menudo si los parámetros son los correctos, aguas ácidas y blandas, y si el acuario está densamente plantado, pronto podemos ver alevines abriéndose camino entre las plantas flotantes.

Texto y fotos realizadas por: Carlos García Pérez

Un viejo conocido, el Apistogramma trifasciata



Apistogramma trifasciata, Eigenmann & Kennedy, 1903

Introducción.

El Apistogramma trifasciata es un viejo conocido para mí, hace aproximadamente 6 años cambié con un amigo mi primera pareja de Apistogrammas, unos A.hongsloi por una de A.trifasciata y esa fue la primera vez que los mantuve, con el tiempo muchas cosas han cambiado, el acuario, los peces, las plantas y un poco la experiencia, tanto es así que actualmente he podido quitarme la espina que me dejaron al no poder ver como era su reproducción.
El Apistogramma trifasciata debe su nombre a esas tres líneas negras que posee, de ahí también su nombre común ciclido enano de tres bandas o sinónimos como Biotodoma trifasciatum o Heterogramma trifasciatum


Distribución.

Este Apistogramma en su hábitat natural se encuentra en Suramérica, y más concretamente en la cuenca del rio Amazonas, en el Guaporé, en el curso medio y cuenca del rio Paraná (Argentina), y en la cuenca y curso del Rio Paraguay.
Una distribución algo controvertida si tenemos en cuenta que entre el Guaporé y el Paraguay o Paraná hay una distancia geográfica considerable y que en este primero también habita el A.maciliensis o Sp. rio mámore, la polémica está servida.
Hábitat.

El hábitat del Apistogramma trifasciata está en zonas de densa vegetación, de aguas poco profundas y calmas. Siempre aguas claras de baja conductividad, aguas blandas por tanto y con pH's de 5.8 a 7.6, es decir, se mueve como se aprecia en un amplio abanico de pH’s pero también de temperaturas, ya que suelen habitar
en ríos con temperaturas de entre 18-27ºC. Los individuos que se encuentran en la Cuenca del Paraná reducen su actividad metabólica y reproductiva en el invierno a diferencia de los individuos del Guaporé en los que la temperatura constante tropical les mantiene con un ritmo metabólico constante.

Ya en casa.

Aspecto.

Nos encontramos con un individuo formador de grupo, es decir da nombre al grupo trifasciata, en el que se encuentra también el A.maciliensis y el A.arua, aunque esté ultimo está a caballo de este y del grupo Cacatuoides.
La primera característica a destacar es su tamaño, siendo uno de los Apistogrammas más pequeños, hasta el punto de que cuesta darles algún alimento que les quepa en la boca, una boca por tanto pequeña. La aleta dorsal diría es lo más espectacular del pez, sobretodo en el macho, pues el segundo, tercer y cuarto radio son más prolongados y de puntas rojo intenso que resaltan sobre el amarillo de su cabeza o el azul de su cuerpo dos colores que contrastan entre sí dando una belleza particular al pez. La cola es redondeada sin ningún patrón de color y las aletas pélvicas azuladas.



Alimentación.
La alimentación es complicada sobre todo en las hembras, que básicamente basan su alimentación en el acuario en ciclops, grindal y tubifex, aunque a veces picotean escama o gránulos hasta que pueden tragárselos, esto es debido al tamaño de su boca, en general aceptan de todo sin problemas, pero su reducido tamaño les limita en ese aspecto.
Por lo que si queremos “cebar” a las hembras para prepararlas para la reproducción deberemos utilizar el ingenio, buscando alimentos aptos por su tamaño o la maña, reduciendo al tamaño deseado los alimentos.
Personalmente uso ambos sistemas por una parte desmigajo escamas y gránulos y por la otra tengo alimento vivo como grindal y tubifex que me aseguran el éxito, ya que la hembra se haya desde hace dos semanas en amarillo constante con dos puestas en su haber.

Comportamiento.
Nos encontramos ante un pez tímido, los primeros días en el acuario intentaba mantenerse alejado de los C.maronii acercándose con prudencia y marcando su espacio vital, pasada la primera puesta son los reyes del mambo, la hembra defiende su territorio con y sin puesta arrojándose hacia los C.maronii cual torpedo submarino, y el macho de vez en cuando a la hora de comer también les aleja con algún ataque. Lo que en los primeros días era prudencia se ha convertido en dominancia, sin embargo el tamaño de los maronni les permite alejarse en primera instancia pero volver al segundo sin problemas.
Curiosamente esta actitud agresiva en un pez de este tamaño, le otorga un carácter tímido, pues son ataques esporádicos y la agresividad no puede ser mantenida en un enfrentamiento, cualquier otro Apistogramma o cíclido que quiera o tenga pelea con él, lo amedrentará sin problemas.
Por otra parte durante la época de puesta la cosa cambia respecto a la hembra, porque una hembra de Apistogramma siempre es una hembra de Apistogramma por muy pequeña que sea, la intensidad de su color amarillo limón es directamente proporcional a la agresividad con la que descarga sus ataques a la hora de defender sus crias.


Reproducción.
Hasta el momento me he perdido la puesta, es decir, la han hecho siempre en una galería de un tronco a la que solo ellos pueden acceder por lo que desconozco el color de los huevos, sin embargo el cortejo no difiere del resto de Apistogrammas, que entre bailes y meneos se llaman el uno al otro, hacia el lugar de puesta engalanados con sus mejores vestidos.
Tras la puesta, la hembra adopta un carácter muy agresivo que dura mientras las crías siguen con ella e incluso unos días más allá, de manera que cualquier pez que se acerque a 20-30 cm. a la redonda va a ser agredido sin importar el tamaño.
Por otro lado se observa que el interés del macho por la puesta está presente pero en pequeña medida, solo cuando la hembra le impulsa a defender, pasado el momento se escaquea de nuevo, aunque a veces colabora en la recogida de alevines dispersos.

Autor del texto y fotografías: Carlos García Pérez

martes

Sustratos


Lo primero que debemos de plantearnos al empezar a hablar de sustratos es, ¿que es un sustrato?
Un sustrato es aquel medio sólido que hemos habilitado con el fin de que haga una función de soporte, con el fin de facilitar un buen anclaje a nuestras plantas mediante su sistema radicular.
Esto es, en esencia un sustrato, sin embargo, un sustrato no es para nada algo de lo que podamos hablar en esencia, un sustrato es complejo, puede o no intervenir en la nutrición de nuestras plantas, tiene muchas texturas diferentes, estructuras diferentes y por tanto cualidades diferentes. Por eso, en este artículo trataré de profundizar algo más sobre los sustratos de acuario.

Las características físicas de los sustratos.

Los sustratos tienen múltiples propiedades y trataré de hablar de todas las que puedan aplicarse al acuarismo.
Para hablar de los sustratos hay que conocer la textura, la textura no es otra cosa, que la composición general granulométrica del sustrato. ¿Que es la granulometría? La granulometría de un sustrato, es la que define el tamaño de las partículas que forman el sustrato. La textura de un sustrato no está formada por partículas de un solo tamaño el sustrato puede y debe estar compuesto por partículas de distintas granulometrías.
Por tanto cuando definimos la textura de un sustrato hacemos referencia al porcentaje de partículas que tiene de diversos tamaños.
Actualmente la clasificación oficial granulométrica es la USDA, el sistema americano es el oficial y clasifica a las partículas por su tamaño de la siguiente forma:
Piedra >20mm
Grava 20 a 2mm
Arena gruesa de 2 a 0,2mm
Arena fina de 0,2 a 0,02mm
Limo de 0,02 a 0,002mm
Arcilla <0,002mm>

En relación al porcentaje granulométrico de partículas en el sustrato encontramos las clases texturales del sustrato. Definiéndose gráficamente en el triangulo de clases texturales.



Pondré un ejemplo imaginemos que hemos agregado al acuario un 30% arena de sílice de 1-2mm y un 30% de arena de sílice de 0,2-0,02mm, la típica arena blanca de acuarios africanos que imita a la arena marina. Oficialmente dos tipos de arenas, gruesa y fina, que estaría en un 60% de arena, en el triangulo la arista de la base. Pero además añadiré un 20 %de arcilla y un 20% de limo. Consiguiendo un textura franco-arcillo-arenosa, la manera de mirarlo es buscando la intersección de las líneas en cada porcentaje de cada arista.
Otra característica física de un sustrato es la densidad. La densidad de un sustrato es la relación entre su peso y el volumen que ocupa. En realidad a esto se le llama densidad aparente. Es lógico pensar que no será la densidad real, puesto que entre las partículas de sustrato siempre queda aire. Para saber la densidad real, un cálculo rápido y aproximado es calcular la densidad aparente y restarle la porosidad.
Por eso entra en acción la porosidad. Un sustrato es más o menos poroso cuando tiene la capacidad de albergar más o menos aire entre su volumen total. Me explicaré, si llenamos un metro cúbico de sustrato y agregamos agua, llegará un momento que se desbordará. Cuanta más agua podamos agregar sin que se desborde, más poroso será el sustrato, puesto que más espacio tendrá para albergar en ese volumen, agua.
Teniendo en cuenta estas tres características debemos de garantizar que se de un flujo de agua entre los espacios del sustrato donde se albergan las raíces de las plantas y por tanto que el agua que contiene nutrientes, se va renovando, dando pie a la entrada de nueva agua con nutrientes, con Oxígeno y evitando que se creen zonas sin oxígeno que dan pie a pudriciones y la posterior formación de gases tóxicos producto de la descomposición anaeróbica de la materia orgánica que residía en el sustrato o de las propias raíces.

La dinámica del agua en el sustrato.

En pocos lugares se habla sobre este tema concreto, generalmente hablamos de la dinámica del agua cuando hablamos del comportamiento del agua en sustratos emergidos, en este caso hablaremos de sustratos sumergidos en el acuario. Durante muchos años he oído hablar de que la mayoría de cosas que se aplican a la edafología de sustratos emergidos no se puede aplicar a los sustratos sumergidos.
Veamos entonces como es la dinámica del agua en nuestros sustratos sumergidos.
Empecemos por entender que fuerzas actúan sobre el agua de nuestro sustrato. La fuerza de la gravedad actúa, aunque levemente a diferencia de los sustratos emergidos, en el acuario también hay gravedad. La gravedad atrae al agua hacia el sustrato junto con la temperatura, pues es el agua más fría más pesada la que finalmente se establecerá en el sustrato y la caliente la que subirá a las capas más altas.
También podemos pensar en las fuerzas físico-químicas, en este tipo de fuerzas incluiríamos la fuerza de succión de las raíces de las plantas y las fuerzas de gradientes electrónicos.
Las fuerzas de las raíces de las plantas se explican fácilmente, ya que se trata de la succión de agua con nutrientes de las capas más cercanas a las raíces de las plantas, lo cual crea un flujo de agua. El agua se moviliza para cubrir la zona cercana a las raíces y por tanto hay una renovación de nutrientes, de Oxígeno.


Pero a la vez también están los movimientos que se crean por gradientes electrónicos, el agua tiene iones disueltos, y el sustrato forma complejos que retienen y ceden iones de distintas cargas, si nada alterase eso, llegaría un momento en el que se conseguiría un equilibrio entre los iones del agua y los iones del sustrato. Sin embargo, la evaporación, la adición de agua nueva, la adición de iones en abonos o en comida para los peces, los desechos de estos últimos y la nutrición de las plantas que usan esos iones para los distintos procesos metabólicos, hacen que haya un intercambio electrónico (de iones negativos o positivos), que intentan estar equilibrarse en cada modificación, creando flujos que arrastran también al movimiento de las moléculas de agua.


Tras entender la dinámica del agua y las características físicas del sustrato, podemos entender que, el movimiento de iones y agua se crea a nivel molecular, y que será difícil elegir un sustrato que a priori por su pequeña granulometría impida el paso del agua entre sus partículas por pequeñas que sean.
Sin embargo, aquí interviene la materia orgánica, con sus ventajas y desventajas.

La materia orgánica.

Es constante la introducción de materia orgánica en el acuario, hojas que se marchitan, troncos, comida, heces de los habitantes del acuario, que aportan Nitrógeno y Fósforo, entre otros nutrientes y ayudan a mejorar la estructura del sustrato, ya que retiene iones y crean con otras partículas esos complejos de intercambio iónico tan interesantes. Sin duda una de las claves para un buen sustrato pues además de aportar nutrientes, participa en la química del sustrato.


Pero hay algo que no podemos perder de vista, puesto que también conlleva sus riesgos. La materia orgánica aporta nutrientes a medida que va descomponiéndose, la descomposición va aportando nutrientes lentamente a medida que la materia orgánica va mineralizándose.
Sin embargo en suelos de granulometría pequeña, con texturas arcillosa o limosa, puede crearse una capa de materia orgánica sobre el sustrato, que impida el intercambio entre el sustrato y el agua. Dejando aislado al sustrato y limitando el Oxígeno, creando la muerte de las plantas por falta de oxígeno, la descomposición anaeróbica de las raíces y materia orgánica del sustrato y la consecuente producción de los distintos gases tóxicos.

Propiedades químicas del sustrato.

Un sustrato puede tener características químicas porque su naturaleza contiene riqueza de algún elemento mineral, y por tanto va aportando lentamente iones de ese mineral al agua y reteniendo otros iones que se encuentren en la disolución, pero independientemente de su naturaleza mineral, la granulometría de un sustrato, describe procesos químicos aunque este sea inerte mineralmente hablando. Dicho de otro modo, podemos tener un sustrato formado por silicato de hierro entre otros, y este aportaría químicamente iones de hierro al agua conforme fuera pasando el tiempo producto de su naturaleza férrica, y reteniendo otros cationes a la vez, independientemente de que su granulometría, fuera grava, arena, limo o arcilla. Sin embargo hay minerales poco solubles en agua que no aportan iones a la disolución acuática del acuario y que por su tamaño y composición, acaban jugando un papel químico.
¿Cuando ocurre esto?
Cuando parte de su contenido alberga riqueza en materia orgánica o su granulometría es limosa y/o arcillosa, las arcillas y limos son capaces de adsorber o ceder iones y moléculas, formando complejos de intercambio iónicos entre el sustrato y la disolución del acuario. En contraposición, por su tamaño de partículas demasiado pequeñas, si su presencia porcentual en el sustrato es alta tendremos compactación, apelmazamiento, poco flujo de agua, poca oxigenación y en definitiva, problemas.

La naturaleza mineral de los sustratos.

Hemos visto que existen sustratos inertes y activos, en cuanto a la actividad química se refieren.
Los sustratos mineralmente inertes son ideales para combinarse con una rutina de macro elementos, pronto cuando el sustrato esté maduro se formarán complejos entre arcillas y materia orgánica, y el agua cargada de iones de los micro y macro elementos y de Oxígeno, se moverá libremente entre gravas, arenas, limos y arcillas. Las arcillas y limos retendrán y aportarán los iones que el agua necesite para equilibrarse y la planta absorberá esa agua.
Sin embargo hay otras alternativas como el aporte inicial de un sustrato nutritivo. Se le llama sustrato nutritivo a aquel que tiene una naturaleza mineral que va reaccionando con el agua reteniendo y aportando iones. Estos sustratos se van disolviendo lentamente aportando los distintos minerales. Son buenos para ahorrarnos el aporte de algunos nutrientes mediante el abonado. Así pues, si nuestro sustrato contiene minerales que aportan poco a poco Fe, Ca, Si, NO3, CO3 y otros, es lógico pensar que en nuestro abonado regular podremos ahorrarnos el aporte de esos elementos. Pero hay otra ventaja que hay que tener en cuenta, estos sustratos intervienen directamente en la retención y cesión de iones durante su vida química. Una vez se han disuelto por completo su función como sustratos obviamente desaparece, por eso siempre es interesante combinarlos con otros sustratos inertes.
La biología del sustrato.
En los sustratos como no, también hay vida, las raíces de las plantas, los infinitos microorganismos encargados de transformar la materia orgánica y otras moléculas en elementos asimilables para las plantas y a veces incluso fauna “grande”, nos referimos por fauna grande a las diferentes lombrices, gambas y caracoles que a menudo nos ayudan a tener un sustrato sano, ventilado y funcional.


No hay que dejar de lado la actividad tan importante que realizan en nuestros sustratos y este apartado en el artículo está destinado a darles la importancia que merecen en cuanto a la actividad biológica del sustrato y por tanto en el mundo vegetal. Sin duda grandes aliados que no dejarán indiferentes a las plantas con su paso por el sustrato.


Conclusiones a lo anteriormente comentado.
Finalmente y tras hablar un poco de lo referente a las características físicas, químicas y biológicas del sustrato, podemos ir sacando algunas conclusiones.
En cuanto a lo físico, los extremos en cuanto al tamaño en los sustratos, también son malos. Un sustrato de granulometría muy grande permitirá una buena oxigenación, pero un mal anclaje de las plantas y poca actividad físico-química. Mientras que un sustrato de granulometría muy pequeña, tendrá una gran actividad físico-química pero no se oxigenará bien y también nos creará problemas.
Por tanto la conclusión final, es que debemos tener un sustrato medio, no solo de granulometría media, si no texturalmente hablando, de porcentaje franco-arenoso, franco-arcillo-limoso, franco-arcilloso, franco-arcillo-arenoso. Remarcando la importancia de formar sustratos con porcentajes de tres o cuatro tipos granulométricos
En cuanto a lo químico podríamos hablar de formar sustratos con materia orgánica, como turba o esperar a que se forme con el pasar de los meses, algún sustrato con las granulometrías antes descritas pero que intervenga en el intercambio iónico. Algún sustrato de carácter nutritivo y sustratos inertes que compensen las granulometrías de los anteriormente citados en este párrafo.
Y respecto a lo biológico, la flora microbiana se formará también con el pasar de los meses, sin embargo la inclusión de Melanoides, Planorbis y Neocaridinas nunca está demás y además son unos tremendos aliados.
Por otra parte hago referencia a los pequeños gusanos que muchas veces encontramos en nuestros sustratos, lombrices acuáticas de pequeño tamaño, intrusos magníficos que de poder ser compradas son una de las claves del éxito.

Articulo realizado por: Carlos García Pérez.

domingo

Mi "Sagisnerium" de 220 litros

Mi visión sobre el Mundo vegetal en el acuarismo es muy particular, desde hace tiempo abogo por llegar a mantener mi acuario bonito con lo mínimo indispensable sin llegar con ello a perder estética, sé que estoy bastante lejos aún de crear algo bonito pero de momento me entretengo en intentarlo.



El acuario es un Sirocco de 220 litros, con una filtración relativamente pobre, aunque suficiente.

Un filtro Eheim ecco 2235
  • El filtro es para acuarios de 300l
  • Caudal de la bomba: 600 l/h.
  • Altura máxima de bombeo de agua: 1 m.
  • Volumen filtrante: 3.2 l.
  • Consumo: 8 W.
  • Dimensiones (diametro x altura): 200 x 416 mm


Limpio el filtro cada 6 meses aproximadamente, cuando veo que se reduce el caudal de salida, y hasta el momento no he tenido ningún problema y eso que considero que mantengo especies de peces que podríamos llamar delicadas en cuanto a nitratos, como Apistogrammas.

Supongo que el filtro se ve compensado por la biomasa vegetal, a lo largo de los años me he ido quedando con las plantas que me han funcionado mejor, sin variar la luz desde el inicio 3 tubos de 30w. Si hacemos la famosa pero imprecisa relación watts-litro veremos que no llego a los 0,45 w/l lo que muchos considerarían no suficiente. Sobre este tema ya expresé mi opinión en esta entrada "iluminación en plantas de acuario" y creo que tengo luz suficiente para mantener las plantas que mantengo, de hecho no mantengo plantas muy exigentes.

Las especies que mantengo son:

  • Vallisneria Gigantea
  • Vallisneria spiralis
  • Hygrophyla polisperma
  • Cryptocorine balansae
  • Cryptocorine wendtii
  • Echinodorus tenellus
  • Sagitaria subulata
  • Microsorum pteropus var. windelow (algo hay)

Pero la clave para mi que complementa al filtro son las plantas flotantes, unas verdaderas devoradoras de Nitrógeno y Fosfatos, y por esto creo que la luz es suficiente, porque las plantas funcionan a pesar de tener una capa de plantas flotante en la superficie, quito semanalmente a veces incluso dos veces por semana cantidades importantes de plantas flotantes que supongo ayudan a reducir la carga orgánica del agua actuando como filtro y convirtiendo los residuos en tejido vegetal.

Mantengo tres tipos de flotantes:

  • Lemna minor
  • Salvina natans
  • Pistia stratiotes
Respecto al CO2 he tenido mis épocas de CO2, con reactor, casero, etc... pero actualmente no le veo sentido como explicaba en esta entrada, mi filosofía de vida es que como más calmado pueda tomarme las cosas mejor me saldrán, y no necesito que mis plantas crezcan desmesuradamente, supongo que para los que viven el paisajismo con intensidad que necesitan evoluciones más rápidas puede llegar a ser interesante, pero yo personalmente prefiero no tener que podar cada 2 días, ya me da suficiente pereza retirar flotante y cortar Hygrophila y Vallisneria cada semana. Por otro lado, el CO2 es importante para las plantas, que yo calculo que deben de obtener de los peces, caracoles, de la respiración vegetal y de la descomposición de la materia orgánica en el sustrato.

El sustrato es inerte, o mejor dicho es un sustrato a base de arena de sílice, de inerte no tiene nada, por su vejez seguro que tiene todo un complejo catiónico montado ahí dentro, eso sí, es de varias granulometrías, y tiene bastante materia orgánica producto del paso de los años y los sifonados no intensos, yo creo que me funciona muy bien, nunca he tenido problemas con él, y las plantas parecen sanas, eso si, hay Melanoides que supongo que lo acaban de complementar, aireándolo y pasando la materia orgánica a mineral.



La comida en el acuario la hecho por dos lados, justo donde no hay vegetación y es ahí donde cada semana sifono, esta es la única tarea que yo hago respecto al sustrato desde hace muchos años. Supongo que de la comida deben de salir los Nitratos y Fosfatos que evidencian el crecimiento vegetal de mis plantas, y también un poco del agua de la red con la que hago los cambios.

Mi abono, a parte de la comida de los peces, es el agua de la red, tengo la suerte de tener en la red un agua que no es dura, con valores aproximados a un agua mineral de consumo aunque con cloro claro... y después de dejarla reposar mis cambios semanales de 25 litros aportan creo los micro elementos que mis plantas necesitan.

Podría ser un low tech? Pues no sé, solo busco trabajar lo mínimo y disfrutar lo máximo, ni CO2, ni abono específico, ni una super tasa lumínica, ni un sustrato de los llamados nutritivos, plantas con pocos requerimientos y yo creo que mi acuario está bien, aunque en diseño deje mucho que desear, todo se andará.

viernes

El tiempo pasa inexorablemente pero sin cambios

Hace aproximadamente cuatro meses ya desde que metí en el acuario a los Gymnogeophagus meridionalis, pero hasta el momento se han limitado a ir creciendo junto a los maronii y la no tan prolífica pareja de Platys.

En principio la introducción de los maronii y los platys hicieron y siguen haciendo su función, pues por un lado los maronii distraen algo las salidas de la "teorica" hembra a escondidas del macho y por otro son pocos los alevines de platy que se salvan de cada desove, habiendo hasta el momento algún alevin ya a salvo de ser comido pululando por el acuario.



Pero a día de hoy y aunque se ha minimizado el acoso del "teorico" macho a la supuesta hembra, no es suficiente, es un acoso importante, y estan tardando más de lo esperado en hacer ya una puesta. De hecho empiezo, ahora que estan creciendo y debiera tenerlo más claro, a dudar sobre el sexo de los dos ejemplares. Pues ni ella engorda como para desovar ni hay una diferencia morfológica importante, y la que hay no sé si es debido al estrés del acoso y el crecimiento en un ambiente de dominacia o a que son de diferente sexo.





Desconozco el tiempo de madurez sexual de esta especie aunque me parece que la tendrian que haber alcanzado ya. Además estan a 28 ºC y teóricamente estos peces tan meridionales aprovechan estas temperaturas para activarse reproductivamente, por lo que el tema sexo no está nada claro.



Por otro lado los maronii crecen lentos, pero son una gozada, deambulan juntos e incluso forman grupo con el macho de Gymnogeophagus, sin peleas, ni persecuciones, da gusto verlos, pero sobre su sexo estoy en las mismas.




En fin habrá que esperar un tiempo más...

domingo

Gymnogeophagus ex.meridionalis (Reis y Malabarba, 1988)

Introducción.

Mucha confusión hay respecto a esta especie, o mejor dicho respecto a las especies que conforman este género y que habitan en la misma zona.
En 1918 Ribeiro distingia el Género Gymnogeophagus que comprende las especies G. gymnogenys (Hensel 1870), G. rhabdotus (Hensel 1870), G. balzanii (Perugia 1891), G labiatus (Hensel 1891), G. australis (Eigenmann 1907), G. lacustris Reis & Malabarba 1988, G. meridionalis Reis & Malabarba 1988, G. che Casciotta, Gómez & Toresanni 2000, y G. setequedas, Reis et al. 1992 y a los que se les están por añadir G. sp Arcoiris y G. sp Artiguensis.

Pero para saber más sobre todo este entuerto lo mejor es leer el artículo publicado de Pablo Laurino, Enrique Perujo, Francisco Prieto y Heber Salvia, un artículo en el que se describen estas dos últimas especies y en el que además se aprecian las tan minúsculas diferencias entre arcoiris, meridionalis, rhabdotus, artiguensis, u otros, a simple vista, y tanto es así que incluso incluyen una clave dicotómica, pincha --> pdf



Distribución.

EL Gymnogeophagus meridionalis habita las cuencas de los ríos Paraná, Uruguay, y Río de la Plata. Presenta la distribución más meridional del género alcanzando la cuenca del río Salado en la provincia de Buenos Aires estando en Brasil, Paraguay y norte y centro-este del Uruguay.

Con esta distribución meridional habita en aguas en las que en invierno la temperatura disminuye bastante, por tanto para mantenerlo en las mismas condiciones que en su hábitat deberíamos bajar la temperatura del acuario en invierno, de hecho, la temperatura de España se adapta perfectamente a sus requerimientos.


Hábitat natural.

El pez habita zonas de densa vegetación, pero también zonas descubiertas, en general en lagos, ríos, etc, gusta de hozar en la arena entre plantas y de hecho es una de las características que da nombre al género, su tipo de alimentación.

Alimentación.

Parte de su nombre significa cometierra, primo hermano del género Geophagus este pez se mete la arena en la boca discrimina la comida que se tragará y posteriormente escupe la arena, es una constante a lo largo del día y del anochecer, rebuscar en la arena en busca de alimento, el alimento puede ser cualquiera, desde escamas, hasta alimento vivo, pasando por gránulos, artemia o larva congelada, etc. El único requisito debe ser que caiga al suelo, ya que si bien es cierto que pueden llegar a comer en la superficie, también lo es que no es lo natural, y que la configuración del pez está hecha para que coma en el suelo, por lo que si tiene que comer de la superficie, lo hará forzado y con estrés.



Comportamiento.

Durante los primeros días, metí en el 220 litros una pareja, el comportamiento a la hora de comer era territorial, el macho perseguía a la hembra para que esta no comiera, pero cuando la comida no era tan evidente como recién echada, se juntaban y nadaban juntos picoteando del suelo. No obstante la situación no me satisfacía, ya que ni siquiera alimentando por dos sitios distintos el perro del hortelano dejaba esta actitud. No le hacía daño, pero la perseguía y no le dejaba comer, y de hecho ella subía a la superficie para poder comer algo antes de que este la persiguiera.



El acuario estaba tan solo, que él no tenía más que arrinconarla e ir comiendo mientras que ella intentaba sigilosamente salir a comer, pero como no había más movimiento que el de ella (pues Ancistrus y Rineloricarias de día están inmóviles) el enseguida continuaba la persecución.

Leyendo sobre Gymnogeophagus resulta que su alimentación básica son los alevines de Jenynsia multidentata un poecilido de aquellas zonas y pensé en meter algún poecilido que soportara bajas temperaturas, ya que mi intención es hacerles hibernar el invierno que viene cuando tenga la seguridad de que están bien sanos, para que les diera de comer alevines pero también para que distrajera la atención del macho.

Total que ayer me acerqué a la tienda y pensé en unos Xyphophorus maculatus, que ni siquiera hibernan pero quizás baje solo la temperatura hasta 20ºC el invierno que viene y por lo menos darán alimento y evitaran que el macho persiga solo a la hembra, al tiempo que pensé también meteré unos Cleithracara maronii, de modo que le cueste aún más distinguir el movimiento de la hembra. Y así fue, la verdad es que la cosa ha cambiado mucho, aunque la persigue, hace falta que se ponga a comer al lado suyo, por lo que de momento ha salido todo redondo. Porque además los Xyphophorus maculatus hacen de pez escuela a las Cleithracara maronii y les ayudan a paliar su timidez. Y por otro lado Las Gymnogeophagus y los Cleithracara no se llevan mal.



Y de momento estas son mis experiencias con los Gymnogeophagus.

Texto y fotos de Carlos García Pérez
Última entrada