Ir al contenido principal

Cleithracara maronii (Steindachner, 1881)

¿Pero no era un Aequidens?

Con ese controvertido nombre iniciamos la entrada de hoy, un género creado por Kullander y Nijssen en 1989 tras revisar el género Aequidens y apreciar que esta especie no correspondía a dicho género.

El durante muchos años llamado Aequidens maronii pasaba a ser ese mismo año Cleithracara maronii aunque su nombre común obviamente permanecía invariable, cíclido cerradura o keyhole cichlid para los internacionales es el nombre por el que hoy en día se le sigue llamando de manera habitual.



Un cíclido de la Guayana que es más apreciado en la acuarofilia por su comportamiento pacífico y tímido hacia los demás compañeros que por su gran colorido, aunque esas pequeñas briznas de color que visten a esta especie le otorgan gran belleza en un fondo tan apagado como el que suelen mostrar.

Hace cosa de once meses me hice con un trio de ejemplares de esta especie y durante la pasada semana fui el espectador de una puesta algo movidita y es lo que argumenta esta entrada.



En primer lugar retiré al tercer ejemplar de C.maronii, ya que la presión sobre él era a mi parecer excesiva, nada del otro mundo, el carácter de esta especie, hace que un constante acecho no llegue a más que alguna carrera tras la victima, y así era con el tercer ejemplar, que comía aunque de vez en cuando le marcaran la jerarquía del grupo al tiempo que la pareja se confirmaba, por ello lo llevé a un acuario de 350 litros con discos que mantiene mi primo. La presión sobre este ejemplar era sobretodo de uno de los dos maronii restantes, por lo que me llevó a pensar que posiblemente fuera una pelea de sexos.

Al día siguiente la pareja con todo el acuario de 220 litros para ella inició su puesta, y entendí, al ver el ejemplar que desovaba, que al principio tenía un macho y dos hembras y que era la hembra la que más marcaba a ese ejemplar en discordia y efectivamente se trataba posiblemente de una lucha de sexos.


La pareja empezó la puesta, y extrañamente no iniciaron un rito conjunto de desove, aunque si que habían estado los días anteriores bailándose y reverenciándose, esta vez la hembra inicio el desove, y solo de vez en cuando se turnaban y el macho pasaba sobre los huevos para cubrirlos.



Es muy diferente que en Apistogrammas, Scalares u otros cíclidos que suelen turnarse por línea de huevos o cubren y desovan a la par.

Ese mismo día en las horas de la comida, se hacían turnos, pero fundamentalmente era la hembra la que cuidaba de esa anaranjada comunidad de huevos y el macho patrullaba sin apenas nada que defender, pero la hembra empezó a amenazarle si se acercaba a la zona.

Al día siguiente empezaron las peleas pero esta vez peleas fuertes, no entendía nada, la hembra descargaba sobre el macho una agresividad tremenda, en constantes ataques, volvía sobre la puesta y a los dos minutos continuaba con el ataque, el macho ante la situación empezó a defenderse.


El resultado final al día siguiente fue un macho en el lugar de la puesta sin puesta y una hembra amenazada, supongo que el mayor tamaño del macho y su condición debieron decantar la balanza a su favor, y seguía marcando aunque levemente esa dominancia que hoy por hoy se ha vuelto a convertir en reverencias y bailes.




Aún hoy sigo sin entender que pasó, y si realmente la puesta fue fecundada o quizás la insistencia de la hembra se debía a esto y pretendía que el macho fecundara.

En fin habrá que esperar a la próxima puesta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La dinámica del acuario

El acuario permanece equilibrado

Dos Lamprologus ocellatus
Dos Altolamprologus compressiceps
Dos Neolamprologus similis
Dos Caridinas japonicas
Y dos Pomacea bridgresii

Esta es la población de mi acuario y hasta el momento todo había sido equilibrio en lo que a las especies se refiere, el respeto mutuo predominaba por encima de todo, la precaución y constante represión que sometía a mis ansias por meter más peces, había conseguido un clima muy agradable, pero con 6 cíclidos esto no podía durar mucho tiempo, y eso que 6 pequeños cíclidos para un acuario de 220 litros, tampoco era una población descabellada.

Era a mi parecer un buen margen de seguridad, pero ese margen se acorta cuando alguna de esas parejas decide ponerse a criar.

No es algo nuevo que los cíclidos multipliquen por diez su carácter territorial agresivo cuando de defender una puesta se trata, aunque siempre es espectacular ver como defienden a la sangre de su sangre, de los demás.

Durante los últimos días mi pareja de L.…

Nanos, Pico, Micro o simplemente pequeños acuarios

Minimalismo y High Tech


La moda del High Tech triumfa y se mantiene a lo largo de los años en un hobby marcado por la estética y porque no, por la tecnología.

Pero el exceso de medios que requiere mantener un acuario High Tech de gran volumen, excluye a muchos bolsillos de esa posibilidad y con ello la posibilidad de tener un plantado con especies vegetales de altos requerimientos.

 Es por ello, que de un tiempo a esta parte se han vuelto a poner de moda las urnas pequeñas, y aunque tener un acuario grande, para prestar mejores condiciones a nuestros peces es una tendencia que se mantiene, muchos aficionados además, obtan por urnas de pequeño tamaño para mantener pequeños crustáceos, caracoles o peces minúsculos, pero sobre todo para crear pequeñas joyas cargadas de tecnología en altas dosis, con paisajes alucinantes y a un precio, que en comparación con los grandes acuarios High Tech, ahora sí llega a la mayoría de bolsillos.



En este mundillo minimalista todo debe ir acorde, plantar…

Thorichthys maculipinnis.

El controvertido Thorichthys maculipinnis. Etimología y taxonomía.

La palabra Thorichthys fue definida por Meek y significa etimológicamente “pez que salta”, esta palabra proviene en su plenitud del griego. Se conoce, que el nombre al género, fue atribuido por Seth Eugene Meek, porque en una de sus expediciones, encontró una charca con numerosos ejemplares de Thorichthys helleri meeki que saltaban hacía fuera. Actualmente sabemos que aquello fue un hecho aislado, bien fuera por el hambre de los animales o por la falta de espacio en la charca, el hecho es que no es un comportamiento característico de esta especie.

El género fue conformado como decíamos por Seth Eugene Meek en 1904, que oficialmente en su origen reconoció a dos especies para este género, Thorichthys helleri meek, y Thorichthys ellioti (en honor al profesor D. G. Elliot dedicado al departamento de Zoología del Field Columbian Museum) y del que hablaremos más concretamente en este artículo, ya que se trata del actual Thoric…