Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2008

La freza de los Badis badis

La freza de los Badis badis, desapareció y volvieron a hacer otra puesta en el mismo día.

Durante el periodo en el que la freza vivía, el macho no salió ni una sola vez de la cueva, aunque no estuve mirando el acuario en todo momento puedo afirmar que no salió a comer en ningún momento.
La hembra sin embargo, se pegaba unos atracones monumentales inmersa en la tranquilidad de un acuario sin agresores.

Los huevos siguieron su curso normal, aunque con esta especie me ha parecido bastante lento. El tercer día de puesta los huevos empezaron a tener colas, y moverse levemente, hasta quedar todos en la parte superior del coco, allí permanecieron (comiendo el vitelo supongo) durante más de 3 días, en el día de ayer los peces ya parecían alevines en vez de huevos con cola, estaban algo más estilizados, pero la movilidad era invisible, estaban quietos en la parte alta del coco, o sobre la piedra roja.



Estuve esperando durante varios días a que nadarán libremente fuera de la cueva, para ver…

La puesta de los Badis badis

Ayer por la noche, al llegar a casa, fui a dar una de las últimas raciones de comida del día a los Badis badis, larva roja congelada, una comida a la que el macho en días anteriores se tiraba como un loco, lo extraño fue que no se le vio aparecer, la cual cosa me convenía, ya que la hembra comía a sus anchas, y así - pensé- podría engordar lo suficiente como para ovar.

Hoy por la noche al llegar a casa he vuelto a alimentar, primero con un poco de Grindal, y al ver que la hembra comía y el macho no estaba, me dispuse a dar larva roja... volví a los 5 minutos (suelo dejarles en la intimidad al comer, para que coman sin recelo echando ojeadas de vez en cuando) y el macho aún no había salido.

Que raro...

Resulta que el macho estos días tenía una cueva predilecta, una cueva hecha de cascara de coco, concretamente un cuarto de cascara de coco, convenientemente orientada, de modo que apoyada en el cristal lateral, podía verse lo de dentro. Yo sabía que estaba ahí, aunque realmente se ve m…