Ir al contenido principal

Thorichthys maculipinnis.

El controvertido Thorichthys maculipinnis.
Etimología y taxonomía.

La palabra Thorichthys fue definida por Meek y significa etimológicamente “pez que salta”, esta palabra proviene en su plenitud del griego. Se conoce, que el nombre al género, fue atribuido por Seth Eugene Meek, porque en una de sus expediciones, encontró una charca con numerosos ejemplares de Thorichthys helleri meeki que saltaban hacía fuera. Actualmente sabemos que aquello fue un hecho aislado, bien fuera por el hambre de los animales o por la falta de espacio en la charca, el hecho es que no es un comportamiento característico de esta especie.

El género fue conformado como decíamos por Seth Eugene Meek en 1904, que oficialmente en su origen reconoció a dos especies para este género, Thorichthys helleri meek, y Thorichthys ellioti (en honor al profesor D. G. Elliot dedicado al departamento de Zoología del Field Columbian Museum) y del que hablaremos más concretamente en este artículo, ya que se trata del actual Thorichthys maculipinnis.

Las características del género incluían a peces de menos de 17 centímetros con cuerpo alto y muy comprimido lateralmente, una boca relativamente pequeña, una región branquial rojiza, iridiscencias azules en la parte anterior del cuerpo, aletas pélvicas largas, una acentuada prolongación del último radio de la dorsal y de la anal formando una media luna, además de un característico ocelo mostrado en el opérculo, característica de la que curiosamente hay una especie del género que carece, Thorichthys callolepis.

Macho de Thorichthys maculipinnis.

En la actualidad y después de considerar varias veces al género Thorichthys como una parte del género Cichlasoma, se considera a Thorichthys como un género válido e independiente que contiene a nueve especies, una de las cuales está aún sin describir, Thorichthys afinnis, aureus, callolepis, helleri, maculipinnis, meeki, pasionis y socolofi son las especies descritas.

Finalmente respecto a la taxonomía solo nos queda comentar que hay controversia respecto al nombre oficial del pez. Ya que hay una vertiente que considera que debería llamarse Thorichthys ellioti  y otra lo define como Thorichthys maculipinnis, lo que lleva a confusión en la red, en la que se encuentra al pez con ambos nombres.

Esta controversia es el resultado de que en 1864 Steindachner describiera un espécimen y lo clasificara como Cichlasoma maculipinnis (pez que más tarde se clasificó como Heros maculipinnis), en teoría, un espécimen de la misma especie que Meek consideró, años más tarde (en 1904) como Thorichthys ellioti. Se especula que la posible causa por la que Meek no incluyó a Heros maculipinnis al reclasificar el género Thorichthys, fue que la descripción de Steindachner, para ese espécimen, no cumplía con alguno de los principales criterios del género Thorichthys que Meek acababa de establecer, a pesar de coincidir con los aspectos marcados para Thorichthys ellioti prácticamente en su totalidad.  Supuestamente la causa de la no-coincidencia se debiera al estado de conservación del espécimen que  Steindachner utilizó. Por lo que Meek entendió que el pez, que Steindachner había descrito, no pertenecía a Thorichthys si no que era de otro género y por tanto no lo incluyó, sin caer en la cuenta de que ambos describían al mismo pez. En 1905 Regan se dio cuenta de que Meek y Steindachner hablaban del mismo pez e incluyó al pez de Steindachner en el género Thorichthys. Por lo que de ser así, el pez debería llamarse Thorichthys maculipinnis ya que tiene preferencia respecto al otorgado por Meek por ser anterior su descripción.

Distribución.

El género Thorichthys es originario de México concretamente de la vertiente atlántica de Centroamérica, a Thorichthys maculipinnis lo localizamos en la cuenca del Papaloapán, en todos los ríos con temperaturas medias de 24ºC o superiores. La distribución es amplia y se dan cambios cromáticos y físicos según la región que frecuenten, como en el resto de los Thorichthys.
Así, en las zonas occidentales como serían el río de la Antigua, río Jamada o río Blanco encontraríamos peces de mayor corpulencia y con tonos rojizos más marcados. En la zona meridional, en el propio rió Papaloapán, el rió Obispo o el río Tonto encontramos especímenes con los colores azulados e iridiscencias azules más evidentes, además de un hocico más acusado. Esta última característica proviene de la costumbre de estos peces a hurgar en el sustrato para conseguir alimento, en la zona central los sustratos son de lodo, y esto hace que se hayan adaptado a conseguir el alimento en capas más profundas que sus congéneres que habitan en zonas arenosas. En la zona oriental, como serían el río Tributarios, el río San Juan Evangelista, o el río Dos caños podemos encontrar especímenes con la zona ventral mucho más amarilla y el rojo de la zona branquial más anaranjado.

Hasta ahora solo hemos hablado de ríos, pero los T.maculipinnis habitan también en los lagos que se encuentran en la cuenca del Papaloapán, de hecho en la mayoría de los lagos de la vertiente atlántica desde Veracruz hasta la región del Coatzacoalcos sin incluir a esta última.


Hábitat natural.

Teniendo en cuenta esa amplia distribución podremos darnos cuenta de que T.maculipinnis habita en zonas muy diversas, desde zonas lodosas y de aguas turbias hasta en regiones de suelos más arenosos y de aguas claras.
Además habita tanto en ríos como en lagunas, lagos o charcas, en cualquier caso, las zonas que escoge para mantenerse son lugares de aguas remansadas, donde por la corriente del agua quedan acumuladas las hojas y ramas de los árboles colindantes y donde poder obtener además el refugio de las raíces de los mismos.
La vegetación se muestra únicamente como cubierta vegetal, hablamos claro de vegetación flotante o emergente. Eichornia crassipes, Pistia stratiotes, Salvinia auriculata o Nymphoides humboldtianum. Aunque cabe destacar que se encuentra muchas veces a esta especie aislada en pequeñas charcas de no más de 40cm de profundidad a causa de las temporadas de lluvias y de sequías y que no es raro por tanto encontrar a veces plantas en esas charcas.
El tipo de aguas en las que habitan son tan amplias como su distribución, en lo que a parámetros se refiere, suelen habitar en aguas de pH entre 6,5 y 8 según la época y lugar en el que estén. La dureza también puede variar entre 8 y 20º GH. No es por tanto un parámetro determinante, aunque esto no quiere decir que soporten calidades nefastas de agua, es más, al mínimo indicio de aguas con compuestos nitrogenados altos, se debilitarán y estresarán pudiendo contraer enfermedades fúngicas y bacterianas.
La temperatura sin embargo si es más importante, por su origen estos peces deben estar en temperaturas de 24ºC o más pudiendo soportar temperaturas superiores a los 32ºC, con temperaturas inferiores durante periodos prolongados los peces se debilitan y enferman hasta la muerte.


Descripción.

Como miembro del género Thorichthys, T.maculipinnis presenta un tamaño de 17cm como talla máxima en algún espécimen, aunque generalmente los machos no sobrepasarán los 15cm y las hembras se quedarán con tallas entre los 12 y 14cm.
Además son peces que presentan un cuerpo alto y comprimido lateralmente. Su cabeza muestra un alargado hocico, una boca relativamente pequeña y carece además de joroba en la frente a diferencia de otros cíclicos de su tamaño. En cuanto a la forma de las aletas, posee unas aletas pélvicas alargadas, unas aletas dorsal y anal, acabadas en punta, y una aleta caudal triangular carente de escotadura alguna.
Respecto a la coloración podríamos destacar dos ocelos negros, uno en la parte baja del opérculo, bordeado de iridiscencias azules, y otro en la zona central del cuerpo. Además la zona branquial es rojiza, la zona ventral amarilla anaranjada, y en las aletas tiene los bordes rojos e iridiscencias a modo de lunares por todo el cuerpo, incluida la cara.



Thorichthys maculipinnis macho.


El dimorfismo sexual en la especie no es obvio, aunque puede hacerse evidente según el momento. Las diferencias básicas entre machos y hembras son:
El tamaño del macho es marcadamente superior, y aunque la diferencia final en estado adulto no es demasiada, es muy evidente por la corpulencia de los machos frente a las hembras.
En los machos en las aletas dorsal, anal, y caudal, se prolongan los últimos radios. En la dorsal y anal, especialmente, llegando incluso a sobrepasar más de la mitad de la aleta caudal. Sin embargo en la hembra, aunque la aleta dorsal y anal si acaban en punta, no se evidencia una prolongación exagerada de los últimos radios y en la aleta caudal no solo no hay prolongación de los radios, si no que son más cortos, lo que le otorga un aspecto redondeado.
De manera general, además los machos son más vistosos en cuanto a color y en época de celo mostrarán claramente sus aparatos reproductores, cónico y acabado en punta en el macho y cilíndrico y romo en la hembra.

Macho de Thorichthys maculipinnis mostrando su primera librea reproductiva.

Hembra de Thorichthys maculipinnis mostrando su primera librea reproductiva.


Alimentación:

La alimentación de este pez en estado salvaje corre a cuenta de pequeños crustáceos, insectos, y pequeños peces, así como cualquier cosa comestible que tenga a su alcance. Es especialmente voraz a la hora de comer, y no presenta demasiados problemas, es un aspecto que le hace ideal para ser mantenido en un acuario puesto que no nos dará problemas en la alimentación, papillas, comida congelada, escamas, gránulos, alimento vivo, en este campo Thorichthys maculipinnis es un todo terreno.
Ahora bien, el alimento debe de ser digerible, es decir, no son muy amigos de las digestiones pesadas, evitaremos darles papillas con corazón de buey o carnes animales.

En el caso de optar por la papilla, es interesante agregar carnes de pescado, marisco y vegetales tales como la espinaca o guisantes. Aunque como hemos dicho anteriormente, aceptan también gránulos, escamas y otros preparados comerciales. Aconsejamos descartar el uso de larva roja o en el caso de usarla, no usarla con demasiada frecuencia.
En nuestro caso, y al ver la gran demanda de alimento que necesitan en estado juvenil, decidimos preparar una papilla, ya que creemos que es una alimentación completa si la papilla está bien guarda una buena proporción y a la vez es relativamente económica. La papilla contiene básicamente merluza, artemia y langostinos como fuente proteínica, espinacas y guisantes para aportar hidratos de carbono y fibra vegetal, pimiento rojo para intensificar los colores, ajo para evitar parásitos intestinales, y fresa como fuente de vitamina C. Además aportamos escamas y gránulos de forma regular para complementar su dieta y de vez en cuando alimentos vivos tales como artemia y otros peces de menor tamaño.

Ejemplar juvenil de Thorichthys maculipinnis con el estómago lleno.


Acuario:

-Dimensiones
Es importante que tengan espacio libre, tanto para nadar, como para crear diversas zonas, lo ideal sería mantener un grupo de cinco especímenes en un acuario de 400 litros, es decir unos 80 litros por pez, ya que el pez es gregario y necesita compañía de su especie, pero además en época de celo, la pareja arremeterá contra todo lo que esté cerca del lugar de puesta elegido, con lo que si el acuario es pequeño, podríamos ver a los padres estresados por la constante presión, a los compañeros lastimados, y numerosos intentos de cría frustrados, puesto que si no se dan las condiciones idóneas, acaban desistiendo.
Pero aquí no acaban los dolores de cabeza, pues si decidimos mantenerlos en acuarios menores, y mantener solo una pareja, podremos observar que entre época y época de celo de la hembra, esta recibe un importante acoso del macho, con lo que si no es lo suficientemente grande, la hembra pasará algunos días plenamente estresada y mal nutriéndose.
En este caso los hemos mantenido en un acuario de 220 litros, y aunque se da ese acoso del macho en algunos momentos, alimentamos en dos zonas del acuario, con lo que ambos acaban comiendo perfectamente.

-Filtración
La filtración debe de ser por lo menos de tres veces el volumen de agua del acuario por hora. Ya que como dijimos anteriormente los peces necesitan buenas condiciones de agua y a la vez son peces a los que se les debe agregar comida como mínimo tres veces al día en las primeras etapas (desde los 2 hasta los 10cm), ya que es interesante que nunca tengan el estómago hundido en las etapas de crecimiento.

-Acondicionamiento
Intentaremos proporcionarles una capa de plantas flotantes por varias razones, una de ellas es que bajaremos la intensidad de la luz y daremos cobertura, de eso modo haremos que se sientan más resguardados, pero también porque nos ayudará a mantener el agua en mejores condiciones, ya que son grandes devoradoras de compuestos nitrogenados.
También es interesante que el sustrato sea de baja granulometría, es decir un máximo de partículas de 2 milímetros, ya que son peces a los que les gusta coger el sustrato con la boca, obtener el alimento y escupir de nuevo la arena.
Se pueden agregar plantas, ya que no tiene tendencia a arrancarlas, pues son las capas de arena superficiales las que mueve al comer y por tanto es bastante improbable que pudiera desplantar alguna planta.
Es importante añadir algún tronco o roca, preferiblemente rocas formando cuevas y lugares donde puedan esconderse y/o depositar sus huevos.


Compatibilidad y comportamiento:

Como cualquier cíclido es de costumbres territoriales, aunque no especialmente fuera de la época de celo, es decir, se mostrarán agresivos con otros compañeros de acuario solo cuando estén en época de celo defendiendo la puesta. Durante los periodos en los que no se encuentren en época de celo, la intransigencia del macho se centrará en la hembra y la defensa del territorio pasará a un segundo plano.
Podríamos decir por tanto que no es demasiado territorial, y que puede mantenerse con todos aquellos compañeros que habiten en condiciones de agua similares, pero tendremos que poner una condición a estos compañeros, que sean de un tamaño similar o mayores, puesto que de lo contrario, pueden acabar siendo la dieta de nuestros Thorichthys.



Hembra de Thorichthys maculipinnis defendiendo la zona en el momento de la puesta.

Macho de Thorichthys maculipinnis en posición ofensiva.


Reproducción:

La pareja hará ya dos días que se comporta de un modo especial, el macho no molesta a la hembra en los encuentros fortuitos en el acuario y en esos encuentros ambos adoptarán posiciones de 45º al cruzarse, sin la patente agresividad. La hembra comerá con tranquilidad a la vez que buscará un lugar de puesta. Pasados esos dos o tres días la reproducción se llevará a cabo pocas horas después del amanecer, la pareja se mostrará nerviosa limpiando el lugar de puesta, apartando plantas y hojas que molesten, y dándoles a entender a los compañeros de acuario que allí va a pasar algo importante y que ellos no están invitados.
Cuando tienen a todo el acuario casi convencido, la hembra empieza a realizar pasadas de prueba, sin desovar, para comprobar que el lugar es apto, mientras el macho sigue ahuyentando a los más cortos de entendederas.
Pasado el periodo de evaluación, empieza el cortejo, para entonces los colores ya están muy intensos en el macho y la hembra presenta ya desde las primeras pruebas las franjas negras muy marcadas. Son temblores y sacudidas de ambos, incitándose a desove, los que prosiguen, y entonces es la hembra la que comienza a ponerse manos a la obra, mientras el macho va ultimando los últimos detalles.
Cuando la hembra ha dado varias pasadas el macho acude al lugar de puesta, en donde la hembra sigue desovando, se dan mordiscos ventrales animándose cada cual a su función. Después de la inseminación de la puesta el macho sigue ahuyentando a los intrusos y en ocasiones la hembra también deja sus quehaceres para ahuyentar a los visitantes, pero retornan a sus cometidos a pesar de los mirones. Así pasan entre 1 y 2 horas. Los huevos son de color ámbar-naranja y las puestas son numerosas quizás unos 200 huevos aproximadamente.




La pareja en su acometido de desove, macho inseminando y hembra desovando.

Autor

Texto y fotos realizadas por Carlos García Pérez


Comentarios

  1. Entonces los cichlasomas tiene algún tipo de relación con Thorichthys y si hay reportes de su presencia en la tropico amazónico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier,

      Son peces de la misma família y subfamilia pero de distinto género, eso les hace mas cercanos entre sí, que por ejemplo, a un Apistogramma que pese a ser de la misma familia son de subfamilias diferentes.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La dinámica del acuario

El acuario permanece equilibrado

Dos Lamprologus ocellatus
Dos Altolamprologus compressiceps
Dos Neolamprologus similis
Dos Caridinas japonicas
Y dos Pomacea bridgresii

Esta es la población de mi acuario y hasta el momento todo había sido equilibrio en lo que a las especies se refiere, el respeto mutuo predominaba por encima de todo, la precaución y constante represión que sometía a mis ansias por meter más peces, había conseguido un clima muy agradable, pero con 6 cíclidos esto no podía durar mucho tiempo, y eso que 6 pequeños cíclidos para un acuario de 220 litros, tampoco era una población descabellada.

Era a mi parecer un buen margen de seguridad, pero ese margen se acorta cuando alguna de esas parejas decide ponerse a criar.

No es algo nuevo que los cíclidos multipliquen por diez su carácter territorial agresivo cuando de defender una puesta se trata, aunque siempre es espectacular ver como defienden a la sangre de su sangre, de los demás.

Durante los últimos días mi pareja de L.…

Nanos, Pico, Micro o simplemente pequeños acuarios

Minimalismo y High Tech


La moda del High Tech triumfa y se mantiene a lo largo de los años en un hobby marcado por la estética y porque no, por la tecnología.

Pero el exceso de medios que requiere mantener un acuario High Tech de gran volumen, excluye a muchos bolsillos de esa posibilidad y con ello la posibilidad de tener un plantado con especies vegetales de altos requerimientos.

 Es por ello, que de un tiempo a esta parte se han vuelto a poner de moda las urnas pequeñas, y aunque tener un acuario grande, para prestar mejores condiciones a nuestros peces es una tendencia que se mantiene, muchos aficionados además, obtan por urnas de pequeño tamaño para mantener pequeños crustáceos, caracoles o peces minúsculos, pero sobre todo para crear pequeñas joyas cargadas de tecnología en altas dosis, con paisajes alucinantes y a un precio, que en comparación con los grandes acuarios High Tech, ahora sí llega a la mayoría de bolsillos.



En este mundillo minimalista todo debe ir acorde, plantar…