Bitacoras.com Un PoCo De CaRLoS ZiOk: noviembre 2008

domingo

Un 20? mejor 200 litros más.

Tres meses han pasado desde que decidiera dejar mi anterior piso y con él la gran parte de mis acuarios.

Trás este tiempo, me ha costado dejar de lado la acuarofilia, he pensado en dejarla completamente, pero la idea no ha durado demasiado en mi cabeza, durante este tiempo he seguido leyendo en foros, escribiendo en mi blog, he pensado en mantener solo un pequeño acuario de 20 litros con apenas unas gambas y plantas, he buscado especies de peces que pudieran bien vivir en un acuario tan pequeño, he buscado lugares de la casa donde ubicarlo, pero finalmente...

Finalmente me he liado la manta a la cabeza y por fin he podido comprobar que lo que de entrada me daba tanta pereza y que me había llevado a plantearme mi afición por la acuarofilia tenía una razón fundamentada para ello, mover o trasladar el acuario de 220 litros era y ha sido una locura. Efectivamente al final he instalado mi acuario de 220 litros en mi nuevo piso.

Trasladar los peces a un bidón de 25 litros con calentador, sacar las plantas a un cubo, sacar los cerca de 40 kg de arena, piedras, cocos y troncos a otro, y vaciar los 200 litros de agua fué casi lo más facil, mover posteriormente el acuario y la mesa (con filtro y fluos) desde el piso a la furgoneta, asegurando su asentamiento en porexpan tanto en la base como en los laterales y hacer un viaje de 30 km, fué más complicado. Posteriormente el montaje, ha sido otra historia que junto con lo ya contado te hace entender que pereza era lo mínimo que podía sentir...

Ahora bien, la satisfacción de tener tu añorado acuario montado en casa no se paga con dinero.

Lo primero darle las gracias a los que me han ayudado con el traslado, una ayuda innestimable, sois unos cracks.

Los parámetros de agua de mi piso son algo curiosos, un pH alcalino de 7,5 a 8 y una dureza de Kh de 3 junto con un Gh de 6. Dicho de otro modo un pH relativamente alto para la dureza del agua, pero no pienso preocuparme demasiado, el pH finalmente bajará.

Por otro lado, las plantas que he instalado son las plantas con las que contaba en el acuario, E.tenellus, S.subulata, V.gigantea., V.natans, H.polisperma, C.wendtii, C.balansae, L.minor, S.natans y P.stratiotes.

Por el momento en cuanto a especies animales, tengo en el bidón dos Rineloricarias y un Ancistrus, y en el acuario hay 6 Neocaridinas sp. y algunas decenas de Melanoides.
Los Loricaridos no los he metido aún para evitar que me desplanten el acuario, y las gambas espero que me hagan el trabajo sucio junto con los melanoides.



A partir de aquí lo siguiente es soñar, pensar, discutir y disfrutar eligiendo e informandome sobre que pondremos en el acuario, sea lo que sea seguro que me va a gustar.

Aquí una foto de acuario en su primer día tras el traslado (hoy) aún con el agua del bidón por llenar y sin los peces.

Un reino aparte.

Ayer hice una excursión muy interesante a la Fageda d'en Jordà, una de las 25 reservas naturales del Parque Natural de la zona volcánica de la Garrotxa.



Este bosque de hayas, es algo peculiar, ya que crece a 550 metros de altitud y en territorio volcánico en una zona muy húmeda donde el suelo es rico y fértil y que por sus características drena bastante bien.

Nos encontramos ante un paisaje efímero pero recurrente, pues cada año, en otoño las hayas empiezan su senescencia foliar, y es entonces cuando tiñen de rojos y ocres el suelo, creando un manto de tremenda belleza pero con amplias implicaciones en el lugar.



En este bosque pude ver hayas obviamente (fagus Sylvatica de las que cogí alguna semilla), pero también Boj (Buxus sp.), hiedra (Hedera helix), Castaños (Castanea sativa), Robles (Quercus faginea), e infinidad de líquenes, musgos y helechos.

De todas ellas, en esta entrada voy a rescatar una, quizás la más efímera pero también la más desconocida por lo menos por mi, miles de hifas de todas las condiciones han llegado a la época de dispersión, unas solitarias, otras ecto y endomicrorizando las raíces del bosque, ahora el manto de hojas deja entrever pequeños destellos de color, en forma de setas, algunas tóxicas, otras nutritivas, pero todas ellas curiosas.

Hablo del reino de los Hongos.





















Caprichos de la naturaleza.

Textos y fotografias de Carlos García Pérez.
Última entrada