Bitacoras.com Un PoCo De CaRLoS ZiOk: junio 2008

miércoles

La freza de los Badis badis

La freza de los Badis badis, desapareció y volvierón a hacer otra puesta en el mismo día.

Durante el periodo en el que la freza vivía, el macho no salió ni una sola vez de la cueva, aunque no estuve mirando el acuario en todo momento puedo afirmar que no salió a comer en ningún momento.
La hembra sin embargo, se pegaba unos atracones monumentales inmersa en la tranquilidad de un acuario sin agresores.

Los huevos siguieron su curso normal, aunque con esta especie me ha parecido bastante lento. El tercer día de puesta los huevos empezaron a tener colas, y moverse levemente, hasta quedar todos en la parte superior del coco, allí permanecieron (comiendo el vitelo supongo) durante más de 3 dias, en el día de ayer los peces ya parecian alevines en vez de huevos con cola, estaban algo más estilizados, pero la mobilidad era invisible, estaban quietos en la parte alta del coco, o sobre la piedra roja...

Estuve esperando durante varios dias a que nadarán libremente fuera de la cueva, para ver la reacción de la hembra y para aegurarme de que comian infusorios durante estos primeros días, pero no me dieron la oportunidad, ayer pasé el día fuera de casa, y por la noche ya no estaban... lo que si había era otra puesta, y el macho de nuevo dentro de la cueva.





Ahora tengo un dilema, si le quito el coco para sacar los alevines adelante, provocaré que el macho ataque a la hembra sin piedad al no verse entretenido con el cuidado de la freza, pero si le dejo el coco con la puesta, posiblemente se repita la historia.

Un saludo!!

PD: Disculpad por las fotos, pero en las condiciones en las que está la puesta, se me hace muy complicado hacer alguna foto mejor que estas. En est caso he usado una linterna como luz de apoyo.

La puesta de los Badis badis

Ayer por la noche, al llegar a casa, fuí a dar una de las últimas raciones de comida del día a los Badis badis, larva roja congelada, una comida a la que el macho en dias anteriores se tiraba como un loco, lo extraño fué que no se le vió aparecer, la cual cosa me convenía, ya que la hembra comía a sus anchas, y así - pensé- podría engordar lo suficiente como para ovar.

Hoy por la noche al llegar a casa he vuelto a alimentar, primero con un poco de gridal, y al ver que la hembra comía y el macho no estaba, me dispuse a dar larva roja... volví a los 5 minutos (suelo dejarles en la intimidad al comer, para que coman sin recelo echando ojeadas de vez en cuando) y el macho aún no había salido...

Que raro...

Resulta que el macho estos días tenía una cueva predilecta, una cueva hecha de cascara de coco, concretamente un cuarto de cascara de coco, convenientemente orientada, de modo que apoyada en el cristal lateral, podía verse lo de dentro. Yo sabía que estaba ahí, aunque realmente se vé muy poco desde fuera (está demasiado oscuro) veía su sombra en la penumbra. Cogí la cámara y tiré a ciegas en manual para ver si veia algo, pero nada... apenas conseguía enfocar algo y el reflejo en el cristal lateral era importante.

La otra opción era ir a buscar la linterna perdida, que además estaría como no, sin pilas... por suerte, encontré la linterna perdida, y había pilas en casa... alumbré y... !SORPRESA! la cáscara de coco por debajo, estaba llena de huevos bastante dispersos, además, una piedra que hay dentro del coco, rojiza, también tenía huevos y por último una brizna de musgo cercana al cristal, tambíen tenía.

El objetivo era enfocar esa brizna para dejar evidencía gráfica de los huevos y aquí está:


El macho de Badis badis custodiando su cueva, arriba el coco, al fondo la piedra rojiza, justo sobre la dorsal desenfocada se puede ver el racimo de huevos fotografiado.


Los huevos desde lejos.

Detalle de los huevos.

Mayor detalle de los huevos.

Espero que os haya gustado el relato, ahora a ver que pasa, he leido por ahí que el macho se vuelve bastante agresivo con la hembra una vez tiene las crias y que tienden a comerselas por ese carácter depredador, romperemos los pronósticos?

Un saludo!!

Última entrada