Ir al contenido principal

El hambre de los Mbunas

Alimentación

Cualquier aficionado que mantenga Mbunas sabe que si hay algo que les caracteriza a parte de unos colores eléctricos preciosos o la incubación bucal, es su hambre incesante, un hambre que supera los límites de la realidad, algo surrealista. ¿Quién no ha dado de comer abundantemente a sus Mbunas y ha visto que al minuto ya estaban acercándose al cristal con ganas de más?

A mi incluso alguna vez me ha sucedido que al acercarme al acuario con invitados en casa, me dijerán - ¿Es que no les das de comer? -

Se dice que muchos peces no tienen fin comiendo, pero los Mbunas son sin duda de los más exagerados.

El motivo es más lógico de lo que parece, en su hábitat natural estos peces se alimentan netamente raspando algas de la superficie de las piedras, necesitan gran cantidad para satisfacer su consumo metabólico ya que el valor nutritivo de las algas es bajo y el proceso es lento y laborioso, por lo que pasan la mayor parte del día raspando poco a poco las algas de las piedras. El pez por tanto tiene el instinto de comer y comer de la superficie de las rocas sin parar, en el acuario la alimentación que recibe a base de algas en forma de gránulos, escamas, etc... está mucho más concentrada y satisface con creces sus necesidades con tres tomas diarias, sin embargo el instinto aflora entre tomas y por eso parece que el pez siempre está hambriento y mal alimentado.


Dentición de un Metriaclima callainos útil para raspar rocas.

Nuestra responsabilidad será entonces controlar cuanto comen. Lo ideal es que tengan entre 2 y 4 tomas diarias y la cantidad dependerá de la población, pero como referencia, la cantidad justa como para que no dé tiempo a que caiga al suelo del acuario o ensucie el agua y que a la vez posibilite que todos coman. Para verificar que lo hacemos de forma correcta, un truco es observar el perfil del estómago o vientre del pez sano (macho) entre las aletas pélvicas y anal a largo plazo, este no debe verse ni cóncavo ni convexo. Si es cóncavo significará que falta alimentación y si es convexo, que los estamos cebando, algo que para las hembras es saludable (hasta cierto punto), ya que en periodos de incubación pasaran días sin comer tirando de reservas.


Metriaclima callainos comiendo sobre la arena.

La alimentación como se ha comentado anteriormente es a base de algas, concretamente espirulina, ya sea en escamas, gránulos o pellets, etc, esta debería ser su dieta básica diaria, aunque alguna vez anecdóticamente se le puede dar artemia salina como premio y espaciando estas tomas en el tiempo y en muy poca cantidad, por ejemplo 2 veces al mes... pero es totalmente evitable e innecesario, hay suficientes productos en el mercado con alimentos vegetales a base de espirulina y equilibrados como para que no nos planteemos otro tipo de alimentación, los peces no toleran bien la proteína animal y es posible que lleguen a contraer enfermedades por este motivo.

Algunos de los alimentos que utilizo.
Así mismo es conveniente intentar mantener algas naturales en las rocas del acuario, con el fin de que los más pequeños tengan siempre alimentos a disposición. Con el tiempo los adultos se vuelven cómodos y raspan las rocas menos activamente, entendiendo la comida artificial como la válida.


Pseudotropheus yellow zebra sp. Lion'scove comiendo gránulo.

Con estas precauciones no hará falta prácticamente preocuparse por el temido "bloat", enfermedad que muchos aficionados conocen de buena tinta y de la que hay mucha información en la red.

Un saludo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

La dinámica del acuario

El acuario permanece equilibrado

Dos Lamprologus ocellatus
Dos Altolamprologus compressiceps
Dos Neolamprologus similis
Dos Caridinas japonicas
Y dos Pomacea bridgresii

Esta es la población de mi acuario y hasta el momento todo había sido equilibrio en lo que a las especies se refiere, el respeto mutuo predominaba por encima de todo, la precaución y constante represión que sometía a mis ansias por meter más peces, había conseguido un clima muy agradable, pero con 6 cíclidos esto no podía durar mucho tiempo, y eso que 6 pequeños cíclidos para un acuario de 220 litros, tampoco era una población descabellada.

Era a mi parecer un buen margen de seguridad, pero ese margen se acorta cuando alguna de esas parejas decide ponerse a criar.

No es algo nuevo que los cíclidos multipliquen por diez su carácter territorial agresivo cuando de defender una puesta se trata, aunque siempre es espectacular ver como defienden a la sangre de su sangre, de los demás.

Durante los últimos días mi pareja de L.…

Nanos, Pico, Micro o simplemente pequeños acuarios

Minimalismo y High Tech


La moda del High Tech triumfa y se mantiene a lo largo de los años en un hobby marcado por la estética y porque no, por la tecnología.

Pero el exceso de medios que requiere mantener un acuario High Tech de gran volumen, excluye a muchos bolsillos de esa posibilidad y con ello la posibilidad de tener un plantado con especies vegetales de altos requerimientos.

 Es por ello, que de un tiempo a esta parte se han vuelto a poner de moda las urnas pequeñas, y aunque tener un acuario grande, para prestar mejores condiciones a nuestros peces es una tendencia que se mantiene, muchos aficionados además, obtan por urnas de pequeño tamaño para mantener pequeños crustáceos, caracoles o peces minúsculos, pero sobre todo para crear pequeñas joyas cargadas de tecnología en altas dosis, con paisajes alucinantes y a un precio, que en comparación con los grandes acuarios High Tech, ahora sí llega a la mayoría de bolsillos.



En este mundillo minimalista todo debe ir acorde, plantar…

Thorichthys maculipinnis.

El controvertido Thorichthys maculipinnis. Etimología y taxonomía.

La palabra Thorichthys fue definida por Meek y significa etimológicamente “pez que salta”, esta palabra proviene en su plenitud del griego. Se conoce, que el nombre al género, fue atribuido por Seth Eugene Meek, porque en una de sus expediciones, encontró una charca con numerosos ejemplares de Thorichthys helleri meeki que saltaban hacía fuera. Actualmente sabemos que aquello fue un hecho aislado, bien fuera por el hambre de los animales o por la falta de espacio en la charca, el hecho es que no es un comportamiento característico de esta especie.

El género fue conformado como decíamos por Seth Eugene Meek en 1904, que oficialmente en su origen reconoció a dos especies para este género, Thorichthys helleri meek, y Thorichthys ellioti (en honor al profesor D. G. Elliot dedicado al departamento de Zoología del Field Columbian Museum) y del que hablaremos más concretamente en este artículo, ya que se trata del actual Thoric…