Ir al contenido principal

La dinámica del acuario

El acuario permanece equilibrado

Dos Lamprologus ocellatus
Dos Altolamprologus compressiceps
Dos Neolamprologus similis
Dos Caridinas japonicas
Y dos Pomacea bridgresii

Esta es la población de mi acuario y hasta el momento todo había sido equilibrio en lo que a las especies se refiere, el respeto mutuo predominaba por encima de todo, la precaución y constante represión que sometía a mis ansias por meter más peces, había conseguido un clima muy agradable, pero con 6 cíclidos esto no podía durar mucho tiempo, y eso que 6 pequeños cíclidos para un acuario de 220 litros, tampoco era una población descabellada.

Era a mi parecer un buen margen de seguridad, pero ese margen se acorta cuando alguna de esas parejas decide ponerse a criar.

No es algo nuevo que los cíclidos multipliquen por diez su carácter territorial agresivo cuando de defender una puesta se trata, aunque siempre es espectacular ver como defienden a la sangre de su sangre, de los demás.

Durante los últimos días mi pareja de L.ocellatus se ha comportado de manera diferente, o por lo menos diferente a lo que yo había podido observar cuando se reprodujeron en el acuario de 60 litros. Aquí tienen más espacio y seguro que es un condicionante para que las cosas cambien.

Al tercer día de nado de los alevines, estos empezaban ya a dispersarse por el acuario separándose algunos de la concha donde nacieron y alejándose bastante, ante esta situación el padre asumía la vigilancia y la madre seguía muy cercana a la concha donde nacieron, al cuarto día, la hembra amaneció en su antiguo territorio de soltera pero un pequeño grupo reducido de alevines seguían en la zona donde nacieron al tiempo que el padre seguía vigilando al resto de hermanos dispersos. Al quinto día ya no hay alevines en la zona de nacimiento pero la madre ha vuelto. Mientras el padre sigue defendiendo a los dispersos así:

El video original pesa 85 mb, y se pueden apreciar los
alevines en el suelo, pero Blogger lo ha limitado con lo que
a full screen deja bastante que desear.

Al margen de todo esto, los dos Altolamprologus compressiceps, permanecen escondidos y ni se les pasa ya por la cabeza intentar ir a por ninguna cria, de hecho a penas pueden moverse sin llevarse una reprimenda de cualquiera de las dos parejas y lo cierto es que uno de ellos es uno de esos Altolamprologus que dan miedo, pero en esta jungla llamada acuario, la apariencia no siempre lo es todo y si eres un enano con agallas...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nanos, Pico, Micro o simplemente pequeños acuarios

Minimalismo y High Tech


La moda del High Tech triumfa y se mantiene a lo largo de los años en un hobby marcado por la estética y porque no, por la tecnología.

Pero el exceso de medios que requiere mantener un acuario High Tech de gran volumen, excluye a muchos bolsillos de esa posibilidad y con ello la posibilidad de tener un plantado con especies vegetales de altos requerimientos.

 Es por ello, que de un tiempo a esta parte se han vuelto a poner de moda las urnas pequeñas, y aunque tener un acuario grande, para prestar mejores condiciones a nuestros peces es una tendencia que se mantiene, muchos aficionados además, obtan por urnas de pequeño tamaño para mantener pequeños crustáceos, caracoles o peces minúsculos, pero sobre todo para crear pequeñas joyas cargadas de tecnología en altas dosis, con paisajes alucinantes y a un precio, que en comparación con los grandes acuarios High Tech, ahora sí llega a la mayoría de bolsillos.



En este mundillo minimalista todo debe ir acorde, plantar…

Thorichthys maculipinnis.

El controvertido Thorichthys maculipinnis. Etimología y taxonomía.

La palabra Thorichthys fue definida por Meek y significa etimológicamente “pez que salta”, esta palabra proviene en su plenitud del griego. Se conoce, que el nombre al género, fue atribuido por Seth Eugene Meek, porque en una de sus expediciones, encontró una charca con numerosos ejemplares de Thorichthys helleri meeki que saltaban hacía fuera. Actualmente sabemos que aquello fue un hecho aislado, bien fuera por el hambre de los animales o por la falta de espacio en la charca, el hecho es que no es un comportamiento característico de esta especie.

El género fue conformado como decíamos por Seth Eugene Meek en 1904, que oficialmente en su origen reconoció a dos especies para este género, Thorichthys helleri meek, y Thorichthys ellioti (en honor al profesor D. G. Elliot dedicado al departamento de Zoología del Field Columbian Museum) y del que hablaremos más concretamente en este artículo, ya que se trata del actual Thoric…