Ir al contenido principal

LOW TECH O HIGH TECH?

¿Y tú como mantienes tu acuario?

En la actualidad a causa del aumento de los conocimientos sobre las plantas, sus procesos metabólicos y la fisiología vegetal, se tiende a llevar a extremo la producción o crecimiento vegetal en un acuario.

Esto en mi opinión, es un extremo y por tanto poco interesante, ya que a mayor velocidad, mayores peligros.
Me explicaré, las plantas varían la velocidad de los procesos metabólicos en función de ciertas variables, como pueden ser la cantidad de lúmenes, la disponibilidad de elementos nutritivos, la temperatura, el pH, etc…

Por lo que dotar a las plantas de todos esos elementos en exceso no hace más que acelerar su proceso metabólico que acaba como consecuencia en el mejor de los casos en una mayor “producción” vegetal, o para que nos entendamos en un crecimiento exagerado respecto al tiempo.
Y digo en el mejor de los casos, porque controlar una situación a altas velocidades, es más complicado que controlarla a velocidades menores y por tanto detectada una anomalía, tenemos menos tiempo para corregirla antes de que se agrave de sobremanera, que si el metabolismo de nuestras plantas es más bajo.

Es por tanto a mi parecer algo arriesgado llegar a ese extremo a la vez que innecesario, porque como he dicho en el mejor de los casos tendremos un crecimiento exagerado que nos llevará a hacer podas semanales y tirar lo obtenido mientras que el riesgo de desequilibrios, deficiencias y toxicidades es mayor.

Y como veis es tan malo un extremo como el otro, porque si tan malo es dotar a nuestras plantas de todo lo necesario en exceso, también lo es no dotarlas de lo suficiente, haciendo por tanto que la situación sea desfavorable y dando pie a enfermedades, desequilibrios, algas y deficiencias.

Pero, cual es el límite de lo necesario? Es más fácil pasarse y tener un crecimiento desmesurado?

Bueno, en mi opinión, hay un margen grande entre el límite necesario y la moda actual de sobre alimentar a las plantas y es dentro de ese margen donde vamos a tener menos problemas, ya sea con deficiencias, con toxicidades, con algas u otras situaciones indeseables.

Ya que conocemos, en parte, bastante de la biología de las plantas y de todo lo que comporta mantenerlas, usemos esos conocimientos a nuestro favor e intentemos no hacer de ellos una arma de doble filo.

La iluminación:

Por todos es sabido que la luz es una de las herramientas por la que la planta inicia los procesos metabólicos en los que de materia inorgánica formará materia orgánica, procesos metabólicos por los que de nutrientes inorgánicos o minerales formará tejidos orgánicos y vegetales que entre otras cosas darán ese crecimiento vegetal.

La ecuación en esencia es sencilla:

luz + nutrientes = crecimiento vegetal.

Pero a más luz, más nutrientes y más crecimiento vegetal. El problema es saber cuanta luz y cuantos nutrientes hacen falta para que la ecuación no tenga déficit ni exceso.

Es bastante común que el acuarista experimentado caiga en el error de poner mucha luz inicialmente, y seguir una rutina de abonado a unos ritmos frenéticos. A priori las plantas responden con un crecimiento excelente, pero el acuarista experimentado no tiene en cuenta ni el descenso de lúmenes producto de la vida de las lámparas, ni la acumulación de ciertos nutrientes, ya que las plantas no los consumen por igual, pero además cada planta los consume de una manera particular.

Por lo que con el paso del tiempo, las plantas muestran toxicidades de alguno de los micro elementos, ya que a causa de la bajada de lúmenes el consumo es menor, pero además se están acumulando ciertos elementos traza que en función de cada acuario, la luz, los tipos de plantas, la cantidad, la temperatura, el pH, etc… serán unos u otros.

A tales velocidades metabólicas es un porcentaje alto de las plantas el que muestra generalmente los síntomas de la toxicidad, el ritmo de colonización de las algas también es mayor y el desequilibrio se da en menos tiempo y por tanto más rápido.

Por lo que a menudo vemos acuarios con ciclos, un periodo de tiempo en el que todo es estupendo y otro periodo en el que está desastroso, cambios de agua, intentar saber cual es la causa y más problemas, hasta que de vuelta hacen un reset y sustituyen a base de cambios de agua todos los problemas, mecánicamente quitan las algas con la ayuda de peces, caracoles y/o gambas y vuelta a comenzar.

Por contra en el otro extremo uno de los errores más corriente en principiantes, es la carencia de luz y nutrientes, generalmente por la desinformación y la comercialización de acuarios con luz que aunque no insuficiente roza el límite.
No tarda mucho el acuarista principiante en entender que las plantas naturales son una ayuda en el mantenimiento de peces a parte de embellecer el acuario.
Pero en su intento por mejorar y crecer en el acuarismo se encuentra con poca información o información errónea. Lo primero que se le dice es que para poner plantas necesitará abono, con lo que el comerciante le cuela junto con las plantas adquiridas, abono líquido comercial, con pretextos como que los primeros días hace falta más para que se establezcan, o con frecuencias de abonado que no se adaptan a la situación del acuario ya sea por la carencia de luz o por la falta de cambios frecuentes de agua u otras.

En definitiva problemas.

Que cantidad lumínica nos va a mantener en un termino medio?¿

Por lo general en la bibliografía se recomienda una cantidad de iluminación de unos 0,55 – 0,75 Watts/litro durante un fotoperiodo de 12 horas diarias. Si, ya sé que los Watts no son la unidad más recomendable para medir la iluminación, los lúmenes serían más correctos, pero cuantos tenemos en casa luxímetros o fotómetros? Por el contrario cuantos sabemos de cuantos Watts son nuestras lámparas fluorescentes T8?

En definitiva, usaremos Watts/ litro porque a pequeña escala como puede ser un acuario, el error no es grave.

Bueno se considera que entre 0,50-0,75 Watts/l el crecimiento de la planta es positivo, es decir, existe crecimiento y además no es excesivo ni desmesurado.

Los nutrientes, el agua y el sustrato.

Es tan bien uno de los factores más importantes de la ecuación anterior

Luz + nutrientes = crecimiento vegetal

Los nutrientes son importantísimos para el desarrollo de las plantas, y podemos clasificarlos en dos tipos:

Macro nutrientes: Son aquellos elementos necesarios, que se consumen en mayor medida por parte de la planta. El Nitrógeno, el Fósforo y el Potasio serian los llamados macro elementos principales el Magnesio, el Calcio y el Azufre serian los llamados macro elementos secundarios.

Micro nutrientes: Son aquellos elementos también necesarios, pero que tienen un consumo muy inferior y casi ínfimo si los comparamos con los macro nutrientes en algunos casos, pero que no por ello dejan de ser esenciales para nuestras plantas. Hierro, Manganeso, Zinc, Boro, Cobre, Molibdeno y Cloro.

Ahora bien, todos estos nutrientes por lo general son absorbidos por las raíces de las plantas, disueltos en forma iónica en el agua, a través del sustrato.

Y es aquí donde encontramos la unión de los tres elementos del título del apartado, nutrientes, agua y sustrato.

Los elementos antes citados como nutrientes deben de estar en forma iónica para poder ser absorbidos por la planta.

Generalmente nosotros en forma de abono o agua mineral agregamos los nutrientes en forma de sales, que se disocian en el agua dando iones que pasan a formar parte del agua o del complejo de intercambio iónico que forma el sustrato.

Que es el complejo de intercambio iónico?

Los sustratos a parte de ser un buen soporte para el anclaje de las plantas son el medio por el que se van a mover los nutrientes antes de llegar a nuestras plantas. La mayor parte de los nutrientes entran en la planta por las raíces y con la maduración del sustrato, la descomposición lenta de la materia orgánica (las heces de los peces o microorganismos u hojas muertas, etc…), en nuestro acuario se forman agrupaciones entre las partículas del suelo y partículas de materia orgánica mineralizada o en proceso, que tienen la capacidad de retener iones e intercambiarlos con el agua del acuario.

Estos iones están en constante intercambio con la solución del agua, equilibrándose.

Podríamos decir entonces que estos complejos de intercambio cercanos a las raíces de las plantas son como almacenes distribuidores de iones que aseguran que a nuestras plantas no les falten los iones necesarios mientras estén disponibles para los complejos.

Imaginemos que nuestro sustrato es ya maduro, y contiene todos los elementos necesarios para las plantas, retenidos por los diversos complejos formados. Por más que agreguemos soluciones nutritivas esos iones quedarán en el agua, y hasta que las plantas no consuman los cercanos a sus raíces, el complejo formado en el sustrato no cederá más iones a la solución cercana a las raíces, y los iones del agua no se fijarán de nuevo en el complejo.

Por tanto podríamos decir que las plantas consumen los nutrientes del sustrato y que el sustrato se abastece del agua del acuario, no estaríamos mintiendo demasiado, porque mayormente es así, aunque los nutrientes pueden pasar desde el agua también a través del sustrato a las raíces sin necesidad de pasar por estar retenidos en un complejo.

O sea que una de las funciones de este complejo en un acuario será la de dosificar los nutrientes a nuestras plantas y que no varíen demasiado en disponibilidad según las variaciones en los aportes de nutrientes o cambios de agua.

Una manera de ayudar a la formación de un buen sustrato es haciendo uso de diferentes partículas neutras de entre 1mm y 3 mm, algunos expertos agregan arcillas que ayudan a formar estos complejos, pero con paciencia y tiempo estas arcillas y limos se acaban formando en el acuario sin necesidad de agregarlas mediante la mineralización de la materia orgánica.

También es positivo introducir microorganismos tales como caracoles y concretamente de la especie Melanoides tuberculata que ayudarán a la oxigenación del sustrato, la circulación del agua y a la mineralización de la materia orgánica, evitando así zonas de descomposición anaerobia.

Otra cuestión importante ya que hablamos del agua es que el pH se mueva entre 6 y 7, en estos rangos de pH la disponibilidad de la mayoría o la totalidad de nutrientes esenciales se encuentra en mayor o menor medida en formas asimilables para las plantas, en valores diferentes nos podemos encontrar con que a pesar de aportar y tener nutrientes en el sustrato y la solución del agua estos se encuentren en formas insolubles de modo que al no estar en formas iónicas no pueden ser asimilados por las plantas.

Viendo el panorama ahora llega la pregunta, entonces cuantos nutrientes aporto para no sobre abonar ni quedarme corto?

Bueno esta es la gran pregunta sin respuesta, o mejor dicho la pregunta de tan múltiples respuestas como diferentes acuarios existen en el mundo.

Al tener una iluminación concreta, y unas plantas concretas y particulares también nos encontramos con que el abonado de nuestro acuario será muy particular.

Ante esto tenemos que tener en cuenta la siguiente frase:

Nos vamos a quedar menos cortos si nos faltan micro nutrientes de lo que nos pasaríamos si nos sobraran micronutrientes.
Dicho de otro modo, entre no tener micro nutrientes y los necesarios hay mucho menos que entre tener micro nutrientes y pasarnos, ya que pasarnos nos podemos pasar infinitamente y cuando nos damos cuenta de la toxicidad, efectivamente nos hemos pasado de mucho.

Entonces seguimos sin saber cuantos nutrientes tengo que aportar...

Pues teniendo en cuenta que los requerimientos nutritivos de mis plantas son normales porque mi luz no es excesiva, y teniendo en cuenta que puedo aportar micro nutrientes aportando agua de la red o agua mineral, y que por otro lado el sustrato y los complejos me darán un margen de seguridad, me dedicaré solo a controlar los macro nutrientes.

El Nitrógeno, por lo general sabemos que una tasa mayor a los 50g/l empieza a ser amenazante para los peces. En el mercado hay tests que me dirán si estoy en un buen margen o no, por lo general en un acuario con plantas y peces, hay un equilibrio o hay excedente, si hay excedente se controlará a base de cambios de agua, y si extraordinariamente mis plantas necesitan más deberemos aportar en forma de abono.
Lo mejor en estos casos es ver que otro elemento tiene un mayor consumo en relación al resto, y adicionar la sal que tenga ambos elementos. Por ejemplo si tenemos deficiencia en Nitrógeno y vemos que hay un consumo importante de Potasio, pues adicionaremos Nitrato de Potasio.

Con el resto de macro elementos sucede lo mismo, solo añadiremos más si se evidencian deficiencias, hojas retorcidas, hojas más pequeñas de lo normal, tallos finos y raquíticos, clorosis en hojas o necrosis (tejido muerto en las hojas), etc.

Por lo general añadiendo con cada cambio de agua, una cantidad de agua mineral igual al 10% del acuario, es raro ver deficiencias, aún así a veces surgen y es entonces cuando si hace falta saber según la deficiencia que es lo que falta en nuestro acuario y es entonces cuando si tenemos la luz suficiente tendremos más tiempo para pensar que si tenemos luz en exceso.
Para el abonado no hay una regla, cada acuario tiene un consumo diferente de nutrientes.

Volviendo entonces a la pregunta:

Cuantos nutrientes aporto para no sobre abonar ni quedarme corto?

Pues es sencilla la respuesta, debes abonar los nutrientes justos para que no haya exceso ni déficit hasta la próxima vez que abones. Solo encontrando uno de los límites del margen podrás saber más o menos que cantidad aportar en tu acuario.

El CO2

Pues para la sorpresa de muchos también es posible un acuario sin CO2 o mejor dicho un acuario sin inyección artificial de CO2.

Los peces e incluso las plantas están en constante respiración eso hace que haya un consumo constante de Oxígeno y por tanto un aporte constante de CO2. Con una iluminación normal el consumo de CO2 por parte de las plantas también será menor.

En este caso casi podríamos asegurar que el CO2 será un limitante, porque si ponemos CO2 con una iluminación normal se notará un crecimiento vegetal, pero añadir más CO2 del que una planta puede consumir para un luz determinada y unos nutrientes determinados a pequeña escala no es tóxico, sin embargo si añadimos más nutrientes de los que una planta puede consumir, a la larga si son tóxicos. Y lo mismo pasa con la luz, si damos más luz que nutrientes ponemos en disponibilidad de las plantas, mostrarán deficiencias y las dañaremos.

Por tanto es un factor con el que podemos jugar si queremos que crezcan más o menos las plantas, eso si, CO2 seguro que tendrán siempre, ya sea por el intercambio con la atmósfera o por la respiración de los seres vivos que haya en el acuario.

Comentarios

  1. Hola Carlos!

    Acabo de descubrir tu blog y está excelente. El post "Low Tech o High Tech" es buenísimo y muy bien explicado.

    Sin duda, es difícil dar con ése punto medio entre lo "Low" y lo "High".

    Saludos y felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Amin, recien empieza a promocionarse el blog, y empiezo a conocer a otros Acuablogistas :D. Este comentario me dió la oportunidad de ver tu blog, al que seguiré frecuentemente.

    La verdad es que de momento dedico poco tiempo al mes, pero poco a poco irá cogiendo ritmo.

    Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La dinámica del acuario

El acuario permanece equilibrado

Dos Lamprologus ocellatus
Dos Altolamprologus compressiceps
Dos Neolamprologus similis
Dos Caridinas japonicas
Y dos Pomacea bridgresii

Esta es la población de mi acuario y hasta el momento todo había sido equilibrio en lo que a las especies se refiere, el respeto mutuo predominaba por encima de todo, la precaución y constante represión que sometía a mis ansias por meter más peces, había conseguido un clima muy agradable, pero con 6 cíclidos esto no podía durar mucho tiempo, y eso que 6 pequeños cíclidos para un acuario de 220 litros, tampoco era una población descabellada.

Era a mi parecer un buen margen de seguridad, pero ese margen se acorta cuando alguna de esas parejas decide ponerse a criar.

No es algo nuevo que los cíclidos multipliquen por diez su carácter territorial agresivo cuando de defender una puesta se trata, aunque siempre es espectacular ver como defienden a la sangre de su sangre, de los demás.

Durante los últimos días mi pareja de L.…

Nanos, Pico, Micro o simplemente pequeños acuarios

Minimalismo y High Tech


La moda del High Tech triumfa y se mantiene a lo largo de los años en un hobby marcado por la estética y porque no, por la tecnología.

Pero el exceso de medios que requiere mantener un acuario High Tech de gran volumen, excluye a muchos bolsillos de esa posibilidad y con ello la posibilidad de tener un plantado con especies vegetales de altos requerimientos.

 Es por ello, que de un tiempo a esta parte se han vuelto a poner de moda las urnas pequeñas, y aunque tener un acuario grande, para prestar mejores condiciones a nuestros peces es una tendencia que se mantiene, muchos aficionados además, obtan por urnas de pequeño tamaño para mantener pequeños crustáceos, caracoles o peces minúsculos, pero sobre todo para crear pequeñas joyas cargadas de tecnología en altas dosis, con paisajes alucinantes y a un precio, que en comparación con los grandes acuarios High Tech, ahora sí llega a la mayoría de bolsillos.



En este mundillo minimalista todo debe ir acorde, plantar…

Thorichthys maculipinnis.

El controvertido Thorichthys maculipinnis. Etimología y taxonomía.

La palabra Thorichthys fue definida por Meek y significa etimológicamente “pez que salta”, esta palabra proviene en su plenitud del griego. Se conoce, que el nombre al género, fue atribuido por Seth Eugene Meek, porque en una de sus expediciones, encontró una charca con numerosos ejemplares de Thorichthys helleri meeki que saltaban hacía fuera. Actualmente sabemos que aquello fue un hecho aislado, bien fuera por el hambre de los animales o por la falta de espacio en la charca, el hecho es que no es un comportamiento característico de esta especie.

El género fue conformado como decíamos por Seth Eugene Meek en 1904, que oficialmente en su origen reconoció a dos especies para este género, Thorichthys helleri meek, y Thorichthys ellioti (en honor al profesor D. G. Elliot dedicado al departamento de Zoología del Field Columbian Museum) y del que hablaremos más concretamente en este artículo, ya que se trata del actual Thoric…