Bitacoras.com Un PoCo De CaRLoS ZiOk: enero 2009

domingo

Gymnogeophagus ex.meridionalis (Reis y Malabarba, 1988)

Introducción.

Mucha confusión hay respecto a esta especie, o mejor dicho respecto a las especies que conforman este género y que habitan en la misma zona.
En 1918 Ribeiro distingia el Género Gymnogeophagus que comprende las especies G. gymnogenys (Hensel 1870), G. rhabdotus (Hensel 1870), G. balzanii (Perugia 1891), G labiatus (Hensel 1891), G. australis (Eigenmann 1907), G. lacustris Reis & Malabarba 1988, G. meridionalis Reis & Malabarba 1988, G. che Casciotta, Gómez & Toresanni 2000, y G. setequedas, Reis et al. 1992 y a los que se les están por añadir G. sp Arcoiris y G. sp Artiguensis.

Pero para saber más sobre todo este entuerto lo mejor es leer el artículo publicado de Pablo Laurino, Enrique Perujo, Francisco Prieto y Heber Salvia, un artículo en el que se describen estas dos últimas especies y en el que además se aprecian las tan minúsculas diferencias entre arcoiris, meridionalis, rhabdotus, artiguensis, u otros, a simple vista, y tanto es así que incluso incluyen una clave dicotómica, pincha --> pdf



Distribución.

EL Gymnogeophagus meridionalis habita las cuencas de los ríos Paraná, Uruguay, y Río de la Plata. Presenta la distribución más meridional del género alcanzando la cuenca del río Salado en la provincia de Buenos Aires estando en Brasil, Paraguay y norte y centro-este del Uruguay.

Con esta distribución meridional habita en aguas en las que en invierno la temperatura disminuye bastante, por tanto para mantenerlo en las mismas condiciones que en su hábitat deberíamos bajar la temperatura del acuario en invierno, de hecho, la temperatura de España se adapta perfectamente a sus requerimientos.


Hábitat natural.

El pez habita zonas de densa vegetación, pero también zonas descubiertas, en general en lagos, ríos, etc, gusta de hozar en la arena entre plantas y de hecho es una de las características que da nombre al género, su tipo de alimentación.

Alimentación.

Parte de su nombre significa cometierra, primo hermano del género Geophagus este pez se mete la arena en la boca discrimina la comida que se tragará y posteriormente escupe la arena, es una constante a lo largo del día y del anochecer, rebuscar en la arena en busca de alimento, el alimento puede ser cualquiera, desde escamas, hasta alimento vivo, pasando por gránulos, artemia o larva congelada, etc. El único requisito debe ser que caiga al suelo, ya que si bien es cierto que pueden llegar a comer en la superficie, también lo es que no es lo natural, y que la configuración del pez está hecha para que coma en el suelo, por lo que si tiene que comer de la superficie, lo hará forzado y con estrés.



Comportamiento.

Durante los primeros días, metí en el 220 litros una pareja, el comportamiento a la hora de comer era territorial, el macho perseguía a la hembra para que esta no comiera, pero cuando la comida no era tan evidente como recién echada, se juntaban y nadaban juntos picoteando del suelo. No obstante la situación no me satisfacía, ya que ni siquiera alimentando por dos sitios distintos el perro del hortelano dejaba esta actitud. No le hacía daño, pero la perseguía y no le dejaba comer, y de hecho ella subía a la superficie para poder comer algo antes de que este la persiguiera.



El acuario estaba tan solo, que él no tenía más que arrinconarla e ir comiendo mientras que ella intentaba sigilosamente salir a comer, pero como no había más movimiento que el de ella (pues Ancistrus y Rineloricarias de día están inmóviles) el enseguida continuaba la persecución.

Leyendo sobre Gymnogeophagus resulta que su alimentación básica son los alevines de Jenynsia multidentata un poecilido de aquellas zonas y pensé en meter algún poecilido que soportara bajas temperaturas, ya que mi intención es hacerles hibernar el invierno que viene cuando tenga la seguridad de que están bien sanos, para que les diera de comer alevines pero también para que distrajera la atención del macho.

Total que ayer me acerqué a la tienda y pensé en unos Xyphophorus maculatus, que ni siquiera hibernan pero quizás baje solo la temperatura hasta 20ºC el invierno que viene y por lo menos darán alimento y evitaran que el macho persiga solo a la hembra, al tiempo que pensé también meteré unos Cleithracara maronii, de modo que le cueste aún más distinguir el movimiento de la hembra. Y así fue, la verdad es que la cosa ha cambiado mucho, aunque la persigue, hace falta que se ponga a comer al lado suyo, por lo que de momento ha salido todo redondo. Porque además los Xyphophorus maculatus hacen de pez escuela a las Cleithracara maronii y les ayudan a paliar su timidez. Y por otro lado Las Gymnogeophagus y los Cleithracara no se llevan mal.



Y de momento estas son mis experiencias con los Gymnogeophagus.

Texto y fotos de Carlos García Pérez
Última entrada